Typography

Peso(CNNExpansión) Predecir el nivel en el que estará el tipo de cambio en el corto plazo puede ser un juego muy arriesgado, porque hay dos escenarios que se contraponen y pueden llevar al peso 'al cielo o al suelo', explican analistas económicos.

México tiene factores internos positivos, apoyados por una economía estable, que permiten al peso acercarse hacia la zona de 13.00 unidades por dólar interbancario. Incluso, se descarta que se repita un conflicto postelectoral como el de 2006, por lo que la expectativa de que se avanzará en reformas importantes puede llevar a la moneda a operar por debajo de 12 pesos.

Sin embargo, los especialistas advierten que el factor externo puede jugarle una mala pasada no sólo al tipo de cambio, sino a los mercados financieros en general. Si los inversionistas no ven avances en la crisis europea, y si en Estados Unidos no hay estímulos monetarios y continúa el riesgo del precipicio fiscal, ver un tipo de cambio en 13.50 pesos por dólar no será difícil.

"Nos acercamos a una nueva zona de definiciones en la que habrá eventos importantes que podrían tener efectos significativos sobre las variables financieras. La probabilidad de que se incremente de forma sustancial la volatilidad parece elevada, por lo que habrá que mantenerse muy atentos y privilegiar la cautela en las decisiones de inversión", advierte Mario Correa, director de Análisis Económico de Scotiabank.

Este viernes las operaciones de futuros del peso cerraron en 13.20 por dólar para septiembre, mientras que el contrato con vencimiento a diciembre se ubicó en 13.319 pesos; la Encuesta de Expectativas de Banamex ubica la paridad peso dólar en 13 unidades al cierre del presente año, mientras que los analistas consultados por el Banco de México (Banxico) lo estiman en 13.09, de acuerdo con la última encuesta de julio. El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, está preparado para profundizar en sus planes de un programa de compra de bonos que anunció en agosto, lo que ayudaría a reducir los elevados costos del endeudamiento de España e Italia, dijo este jueves el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Deseamos del BCE más claridad en términos de definir las modalidades de su compromiso para este apoyo no convencional", indicó el portavoz del FMI, Gerry Rice, en una conferencia de prensa una semana antes de la crucial reunión del BCE el próximo jueves 6. Tipo de cambio entre 13.20 y 13.50 De acuerdo con los fundamentos en la economía mexicana, y algunos eventos sobre todo internos, el peso tiene el potencial para apreciarse más y dirigirse inclusive por debajo de 13.00 unidades por dólar, pero también hay un entorno internacional incierto que lo puede llevar hacia la zona de 13.50 y más arriba, advierte Correa, de Scotiabank.

"No se debe olvidar que el tipo de cambio ha estado muy sensible al entorno global y reacciona muy rápido a los cambios en la percepción de riesgo de los mercados internacionales y si las cosas se complican en el entorno global podríamos ver al peso subiendo nuevamente inclusive arriba de 13.50 por dólar", señala.

En su opinión, la cotización del peso fluctuará en un amplio rango de 13.10 a 13.50 pesos. Puede llegar a 13.00 pesos o romper ese nivel ante una racha de datos positivos en EU y Europa y la probabilidad de reformas con el nuevo Gobierno mexicano, pero el entorno global sigue muy sensible, muy complicado y hay muchos riesgos que se mantienen vigentes y que en cualquier momento pueden propiciar que se dispare esta percepción de riesgo en los mercados globales y mover al peso.

Mario Copca, de CIBanco, cree lo contrario. De hecho, espera que si bien  la posibilidad de una mayor liquidez en los mercados es baja, porque no será necesario un QE3, al que le asigna una baja probabilidad de darse. "Veo al tipo de cambio debajo de los 13.00 pesos, incluso 12.80 sería el próximo objetivo, en un par de meses".

A pesar de que la volatilidad seguirá, ve al peso más del lado positivo y "creo que los máximos ya los vimos y hay mucho interés y atractivo por parte de los extranjeros para entrar al mercado local".

A menos que se presenten noticias negativas extraordinarias, en Europa o EU vendría un movimiento alcista para la moneda, "pero ya vimos los máximos y lo que le queda al mercado mexicano es seguir recibiendo flujos por sus atractivos niveles de tasas y relativa estabilidad económica", dice Copca.

Pero no se descarta episodios de volatilidad en los mercados que hagan que el tipo de cambio se ubique sobre 13.40 o 13.50 pesos, dice Salvador Orozco, subdirector de Estrategia de Renta Fija de Santander, .

"El tema europeo va a seguir generando muchas dudas. En lo particular no me queda claro cuál va a ser la factibilidad de que el BCE pueda comprar deuda soberana y creo que el jueves (en la reunión del BCE) puede haber una decepción de los mercados y eso alentará la volatilidad en el peso".

De muy corto plazo ve poco probable que el peso regrese hacia la zona de 13 unidades por dólar, aunque para fin de año es un nivel factible por los fundamentales en México que siguen siendo buenos, que el tema de Europa realmente empiece a tener otro tono y que los datos económicos en EU sigan hablando de un crecimiento moderado.

Eduardo Ávila, subdirector de Análisis Económico de Monex Grupo Financiero, también anticipa una apreciación del peso, básicamente porque se mantiene la expectativa de laxitud monetaria en EU y los extranjeros siguen entrando al mercado mexicano a comprar cetes y bonos.

"Hay posibilidades bastante altas de que se den cotizaciones debajo de 13.00 pesos. Es cierto que septiembre es un mes con muchos eventos, pero apostar a algo que no se sabe a ciencia cierta si se da o no es mucho", explica.

Su escenario base es de apreciación del tipo de cambio. "Obviamente el riesgo en ese escenario es que pase algo en Europa, pero habría que preguntarse primero qué es lo que pasaría y luego cuándo. Como tiene mayor grado de incertidumbre te vas sobre el escenario más fácil, más factible, el de mayor probabilidad de ocurrencia y es que el tipo de cambio se aprecie", señala Ávila.

La Reserva Federal estadounidense ha aclarado que necesita tener más herramientas, elementos y datos económicos que le muestren un deterioro mayor y evidencia de desaceleración para poder actuar, mientras que con Europa si no es el próximo 6 de septiembre que se anuncie la recompra de bonos, quedará en firme alguna medida.

Así, el especialista de Monex Grupo Financiero estima que el tipo de cambio podría oscilar en un rango de 13.25 y 13.00 pesos por dólar, y "y rompiendo los 13 pesos se abren posibilidades de irse hacia 12.90 y 12.80 pesos como piso".

¿Repetición de 2006 en el ámbito político?

Los economistas aseguran que una vez declarado Enrique Peña Nieto como el próximo presidente de México se elimina un factor de incertidumbre, el cual era bajo. De hecho, generará mayor certeza entre los inversionistas, ya que abre la posibilidad al avance en las reformas.

Eduardo Ávila menciona que "el factor político no tiene una influencia directa, a menos que empiece a generar un movimiento social importante o cambios en las políticas económicas, monetarias y fiscales. De no ser así, hablamos de manifestaciones verbales y mientras no tenga un efecto en la sociedad de mayor relevancia, los mercados ya lo consideran con poca relevancia. El factor político no afecta, afecta más el entorno internacional".

Los mismos participantes de la izquierda se dan cuenta de que la probabilidad de que lleguen a algo es complicada, dice. "Mejor deberían ponerse de acuerdo para empezar a cabildear con el PAN, porque entre ellos dos serían una fuerza de peso y no se elevan expectativas de desorden", agrega el analista.

Salvador Orozco, de Santander y Mario Correa de Scotiabank descartan que el factor político cause algún ruido para la divisa mexicana. Por el contrario, puede favorecer un tipo de cambio más fuerte. "Los inversionistas no nos preguntan sobre eso, en otras ocasiones sí, hoy lo que están viendo es qué posibilidades vemos en cuestiones de reformas y cuáles son factibles que puedan pasar, pero a un conflicto postelectoral ni caso le hacen", dice Orozco.

"Más bien, en la parte política se tienen expectativas positivas respecto al cambio de administración y a lo que pueda ocurrir ahora con las reformas, que se mantenga el manejo prudente de la política económica. Creo que ahí más bien veo un sesgo positivo en los mercados", dice Correa.

Fuente: CNNExpansión / Por: Isabel Mayoral Jiménez

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.