Typography

¿Sientes que tu negocio no está creciendo al ritmo que tú lo necesitas? Entonces es muy probable que estés cometiendo alguno de estos errores (o varios al mismo tiempo) y todo lo que necesitas hacer un cambio para provocar el crecimiento de tu empresa.

En mi experiencia de más de 14 años trabajando hombro con hombro con dueños de negocios de diferentes giros, tamaños y países, he podido constatar que en el 95% de los casos de los negocios que no crecen o incluso que quiebran, se debe a que su dueño está cometiendo ciertos errores básicos. Equivocaciones que, dicho sea de paso, son muy comunes entre la mayoría de los empresarios (por eso es tan común encontrar startups sin crecimiento o en quiebra). 

Claro que ningún emprendedor se levanta cada mañana pensando “Hoy voy a cometer tres errores costosos en mi negocio”.  Los fallos se cometen de manera inconsciente y para dejar de caer en ellos primero debes tomar conciencia de tu equivocación. Segundo, debes asumir y reconocer que no lo sabes todo y que entre más preparación obtengas, más dinero ganarás. Y tercero, debes estar dispuesto a hacer los cambios necesarios en tu vida profesional para transformar un hábito limitante en un hábito exitoso.

¿A ti gustaría que tu empresa crezca masivamente en los próximos meses? Entonces te invito a que conozcas cuáles son los 7 errores que debes dejar de cometer para provocar el crecimiento de tu negocio.

Error 1: No saber reconocer creencias o paradigmas limitadores

Recuerdo muy bien el caso de un empresario al cual le estaba yendo muy mal en su negocio y que nos escribió lo siguiente:

"Lo que comentas está muy bien, Miguel. Pero, como hay una tremenda crisis en el país (México), no he tenido dinero para invertir en mi educación".

No sé desde qué ciudad me estés leyendo ahora, pero estoy seguro de que si te das una vuelta por ella, verás cómo están construyendo centros comerciales, hoteles, hospitales, etc. ¿Acaso esto es un síntoma de "crisis”?

La “percepción de crisis” es una de las creencias que más limitan el crecimiento de los empresarios, así como otras más que tienen que ver con la “sabiduría popular”. Refranes como “Al ojo del amo engorda el caballo”, “El que tenga tienda que la atienda”, "No es posible encontrar buenos empleados”, “Hay que trabajar muy duro para ganar buen dinero”, etcétera, que también limitan nuestro rango de acción. 

Por cierto, te garantizo que todos estos paradigmas o creencias socialmente aceptadas no las inventó un empresario exitoso.

Error 2: No tener una visión estratégica o de largo plazo

¿Qué me dirías si yo te preguntara lo siguiente?: ¿Tienes absoluta claridad y has puesto por escrito dónde va a estar tu negocio dentro de 10 años?, ¿Sabes cuánto va a estar vendiendo?, ¿Cuántos empleados vas a tener?", ¿Cuántas sucursales?, ¿En qué parte del país?, ¿Serán franquicias o no?

Verás, la mayoría de los dueños de negocio tienen una visión de muy corto plazo; se ponen como objetivo, muchas veces inconsciente, trabajar muy duro para poder cubrir los gastos y generar una pequeña utilidad al final del mes y por eso, eso lo máximo que logran.

El punto es , ¿cómo alguien podrá conseguir una gran meta si ni siquiera la tiene clara? La mayoría de las personas no logran mucho en sus vidas no porque no sean capaces de hacerlo, sino simplemente porque no saben qué es lo que quieren lograr o porque no se creen (otra vez las creencias) merecedores de esos logros.

Error 3: No enfocarse en obtener el conocimiento correcto

Casi todos los empresarios que conozco pasan su vida adquiriendo el conocimiento incorrecto. Si tienen una pastelería, se enfocan en aprender cómo hacer pasteles más sabrosos. Si tienen un restaurante, buscan aprender cómo atender mejor a los comensales o a cocinar platillos más sucuentos. Si son dueños de una agencia aduanal, van a convenciones de agentes donde hablan de temas meramente operativos. En pocas palabras, se enfocan en aprender cosas de la "operación" de sus empresas cuando deberían estar aprendiendo cosas de la "dirección" de sus negocios.

Es muy importante que comprendas que, si tu negocio tiene más de cinco años, tú ya no necesitas adquirir, al menos por un tiempo, más conocimiento operativo pues es lógico que lo que sabes acerca de este tema te ha alcanzado para ser lo suficientemente competitivo como para permanecer en el mercado. Tu misión ahora es adquirir conocimiento que hará que tu empresa realmente detone y me refiero a conocimiento como ventas, mercadotecnia, inteligencia financiera, liderazgo, planeación estratégica, etcétera.

Error 4: No entender cómo construir un equipo de trabajo de alto desempeño

Debes comprender que tu trabajo no es hacer crecer tu negocio; tu trabajo es hacer crecer a tu equipo para que este se encargue de hacer crecer tu negocio.

Cuando una empresa no está creciendo casi siempre se debe a que su dueño (y por ende el equipo de trabajo) han alcanzado lo que se conoce como “Nivel de Incompetencia” y lo que hay que hacer en ese momento es adquirir nuevas habilidades. Esto provocará que el negocio crezca de nuevo. ¿Hasta dónde? Hasta el nuevo “Nivel de Incompetencia”. Entonces adquieres nuevas habilidades y tu negocio vuelve a crecer. Este es un ciclo que jamás termina, a menos que quieras que acabe el crecimiento de tu empresa.

Error 5: No saber cómo construir sistemas y procedimientos

Vamos a pensar que tú eres un inversionista profesional y que el dinero no es problema para ti porque lo tienes o lo puedes conseguir. ¿De acuerdo? Supongamos entonces que te ofrecen dos oportunidades de negocio: las dos son restaurantes, las dos venden lo mismo, gastan lo mismo y por tanto, se quedan con la misma utilidad. Las dos tienen la misma cantidad de activos, las mismas deudas o pasivos y por tanto el mismo capital, es decir, en el papel, valen exactamente lo mismo.

La diferencia estriba en que la oportunidad "A" es un restaurante de hamburguesas que se llama "La hamburguesería" y te lo venden en $500,000 pesos mexicanos, mientras que la oportunidad "B" es un restaurante de hamburguesas que se llama "McDonald’s" y te lo venden en $500,000 dólares. ¿En cuál invertirías?

Estoy seguro que invertirías en un McDonald’s aún y cuando tuvieras que pagar alrededor de 18 veces más por la misma ganancia, simplemente porque así estarías invirtiendo en un verdadero negocio, es decir, en algo que no necesita de ti para funcionar bien.  Esto se debe básicamente a dos cosas: McDonald’s tiene sistemas y procedimientos claros y tiene programas de entrenamiento poderosos para su personal y esto da como resultado que el dueño no tenga que estar presente todo el tiempo  en el local para ganar dinero.

Como es fácil comprender, sistematizar tu negocio hará que este incremente su valor 10 o 20 veces por el simple hecho de que los inversionistas buscan verdaderos negocios y no simples autoempleos.

Error 6: No seguir una metodología de construcción y desarrollo de negocios

Para realzar una cirugía, para tocar un instrumento y para construir un edificio es necesario seguir una metodología que previamente alguien haya desarroolado y probado. Esto te garantiza que si sigues los pasos, tú también obtendrás una cirugía exitosa, una melodía hermosa o un edificio firme. Lo mismo sucede con los negocios. Existen metodologías probadas de construcción y desarrollo que ya muchas empresas se encargaron de probar y si tú las aprendes y las sigues, tendrás muchas más probabilidades de construir un negocio exitoso.

Pretender hacer crecer tu empresa sin utilizar una metodología probada y trabajando a “prueba y error” por tu propia cuenta, además de que es sumamente caro por todos los errores que seguramente cometerás en el camino, es muy tardado. Así que, ¿para que reinventar la rueda?

Error 7: Postergar la toma de acciones que generen crecimientos

La mayoría de los empresarios promedio, que nunca logran escapar de la operación de sus negocios o que nunca lograr hacer que sus empresas exploten, piensa cosas como: "Ahora no tengo tiempo de estudiar", "No tengo tiempo de adquirir nuevas habilidades" o "En cuanto la situación se componga, empezaré a trabajar en mi". 

Año tras año se cuentan estas historias y postergan cosas que ellos mismos saben que son indispensables para el crecimiento de sus empresas pero que, por no saber cómo hacerlas o por pereza, simplemente no las hacen.

Tristemente, el resultado siempre es el mismo: empresas quebradas o empresarios trabajando hasta el día de su muerte, aunque ganen buen dinero. Recuerdo bien el caso de un emprendedor que me contactó hace algunos meses para pedirme que lo entrenara porque "Ahora sí ya era momento de hacer crecer su empresa". A este empresario le estuvimos dando seguimiento mi equipo y yo (tal y como él nos lo pidió) cerca de un año y siempre nos decía: "Sí me interesa prepararme más, sé que lo necesito, pero ahora no es el momento".

Bueno, el tiempo pasó y finalmente nos contactó. Cuando me reuní con él y realicé un diagnóstico a su empresa me di cuenta que su negocio tenía más de cuatro meses generando pérdidas. Sus pasivos se habían ido a las nubes (de algún lado debía sacar el dinero para mantener a operación de la empresa) y había perdido a la mitad de su equipo de trabajo porque no les pudo pagar o porque simplemente dejaron de confiar en él.

Obviamente le tuve que informar que no lo podía entrenar simplemente porque mi tarjeta decía "Coach de negocios" y no “Hacedor de milagros" o "Resucitador de muertos". ¿Cuándo será el momento oportuno para empezar con tu entrenamiento? Déjame decírtelo claramente: ¡AYER!

En realidad, nunca habrá un “mejor momento". Siempre habrá una deuda que pagar, un compromiso que atender o un problema que resolver. Recuerda que “el mejor momento para arreglar el tejado es cuando el sol está brillando”. Es decir, no te pones a arreglar el tejado en medio de una tormenta. No esperes a tener una crisis en tu empresa para tomar acciones de crecimiento. Tal vez sería demasiado tarde.

¿Dudas, preguntas o comentarios acerca de este artículo? Envíame un email a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y con gusto te ayudo a clarificarlas.

Fuente: www.entrepreneur.com

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.