Typography

Si hay un caso de éxito mexicano en Japón, ese es Mexichem. Uno de los primeros pasos lo dio en febrero de 2010, cuando compró por 350 millones de dólares la división fluor de la británica Ineos, que le abrió el mercado al mismo tiempo en Estados Unidos, Reino Unido y el país asiático.

Un año después, la compañía mexicana de químicos compró la planta de fluoro carbonos perteneciente a Showa Denko en Kawasaki, Japón, con capacidad anual de 10,000 toneladas y capaz de producir el refrigerante R-125. Entonces se convirtió en el único productor de este material en Asia, fuera de China.

“Mexichem tuvo un objetivo y visión muy clara, en la que aprovechó la infraestructura de los japoneses para acelerar su crecimiento, con ayuda de los procesos y conocimientos adquiridos en México”, dice Sergio Ley, presidente de la sección para Asia y Oceanía del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior (Comce).

Pero hacer negocios del otro lado del océano Pacífico no es sencillo y por ello el experto te comparte algunos puntos claves que debes cuidar si estás, o piensas, establecer relaciones comerciales en el país del sol naciente:

1.- Conoce las costumbres en Japón

Si bien el empresariado japonés es un empresariado altamente sofisticado, con una exposición amplia del mundo y los métodos empresariales universales, hay elementos de protocolo que cuidar cuando alguien quiere hacer negocios con Japón, uno de ellos es la puntualidad.

“En ese país aprecian mucho que no robes el tiempo”, dice Sergio Ley, quien también fue embajador de México ante la República Popular China de 2001 a 2007.

2.- La relación personal

Tendrás mayor éxito en tus negociaciones comerciales y en colocar tu producto cuando te conozcan. Tal vez en algunas partes del mundo exista la confianza de realizar negocios a través de los medios contemporáneos, como Internet, pero no en Japón, a menos que exista un previo contacto personal y conocimiento de primera mano del proyecto.

3.- Formalidad

Si un empresario se compromete a entregar un producto en un determinado tiempo no puede echarse para atrás. Si quiere abrir un mercado y tener negocios con Japón, tiene que cumplir con todos sus compromisos.

4.- Conoce las necesidades

El ex embajador señala que las áreas de oportunidad para los empresarios están concentradas principalmente en la industria de alimentos, y aprovechar los avances tecnológicos y de investigación de Japón.

Destaca como ejemplo a las empresas que introdujeron carne de res, que tuvieron éxito a pesar de que Japón produce una carne de res de altísima calidad, sin embargo, la carne mexicana tiene un especial gusto que ha contribuido a su éxito.

Así como Mexichem, otras empresas han aprovechado la posición de Japón como gran centro industrial y de innovación, y se han instalado allá para tomarlo como una base de exportación en la región.

Al respecto, Sergio Ley menciona que Japón es más abierto que China, pues si bien es cierto que ha habido grandes avances en investigación y desarrollo en el gigante asiático, el acceso a estos procesos es mucho más cerrado.

A 10 años del acuerdo México-Japón

México y Japón cumplieron en abril pasado 10 años de haber firmado el Acuerdo Asociación Económica (AAE), que tuvo como objetivo establecer bases para ampliar y profundizar la cooperación bilateral, el intercambio comercial, la inversión y la tecnología entre ambos países.

Japón es el primer inversionista asiático para México, según la Japan External Trade Organization (Jetro), que señala que el AAE permitió realizar una inversión aproximada de 10,000 millones de dólares, un aumento del 305% respecto a 2004.

Gustavo Vega Canovas, profesor investigador de El Colegio de México, asegura que gran parte del comercio de México con Asia es deficitarios.

“Importamos más de lo que exportamos. Mucho de lo que importamos son productos intermedios y de capital que nos sirven para preparar bienes en México y poder exportar a otras regiones, sobre todo a Norteamérica”.

Cabe señalar que México es el principal exportador de bienes manufacturados de la región, y el 50% es un consumo de insumos. “El comercio ya no se debe medir en función del monto que exportamos, sino del valor agregado que damos con nuestras exportaciones”, asegura Beatriz Leycegui Gardoqui, partner de SAI Law & Economics.

La empresaria señala que, en cuanto a su relación con Japón, México tiene el reto de incrementar su participación en las cadenas globales, expandir la industria de soporte a fuentes más cercanas, incorporar a más pequeñas y medianas empresas en el proceso, hacer una regulación cooperaria y evaluar la mejor forma para las empresas mexicanas de integrarse a las cadenas productivas.

Japón es el cuarto socio comercial para México a nivel mundial, con más de 800 empresas niponas instaladas en el país, de las cuales, el 20% llegó en los últimos dos años. El sector en el que ha impulsado mayor crecimiento ha sido el automotriz, a través de las armadoras de Mazda, Honda, Toyota y Nissan.

Fuente: www.altonivel.com.mx  / POR: Javier Rodríguez Labastida

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.