Hace no mucho tiempo Twitter admitió que en su red hay más de 23 millones de bots -8.5 por ciento del total de cuentas activas-, perfiles detrás de los cuales no hay un ser humano de carne y hueso interactuando. En paralelo, no son pocos los usuarios que utilizan nombres de celebridades y publican mensajes que muchos creen reales, en busca de entrar al negocio negro de la venta de seguidores.

Leer más: Bots y fakers en Twitter: cómo eliminar tuiteros falsos

Estamos en la era digital, pero tener tarjetas de presentación tradicionales continúa siendo muy útil, particularmente al hacer networking e intentar atraer nuevos clientes. Cuando se presentan de la manera correcta, estos elementos de papel pueden funcionar como una poderosa herramienta de branding y permitir que las personas te recuerden rápidamente.

Leer más: 9 tips para tus tarjetas de presentación

Imaginemos, por un segundo, a un hombre. No es muy sociable; de hecho, es bastante reservado. Pasa mucho tiempo a solas. Cuando está en lugares donde hay mucha gente, su corazón empieza a plapitar más rápidamente. El hombre conoce su verdadero potencial, pero no puede siquiera pensar en seguir los pasos que necesita seguir para demostrarlo.

Leer más: ¿Tímido? Compartimos 3 ideas para promover tu marca

Uno de esos mitos que siguen prosperando en el mundo de las ventas. ¿Cómo un gerente de planta va a saber qué solución de ventilación requiere si no es experto en la materia? ¿Cómo va a saber un director comercial qué sistema de automatización seleccionar si no está empapado de las tendencias?

Leer más: El cliente, ¿siempre tiene la razón?

Aunque lleves muchos años en tu negocio o tu medio, nunca logra superarse del todo ese ligero nerviosismo de la primera reunión que se tendrá con un cliente. Conocer sus necesidades y gustos es al mismo tiempo una oportunidad y un reto, porque no sabemos hasta qué punto podremos cumlir sus expectativas y hacernos de un cliente fiel y constante.

Leer más: 4 consejos para la primera cita ¡con un cliente!

cliente-satisfechoEstá en la experiencia de muchos (me incluyo), haber gozado de la pésima calidad en el servicio al cliente de muchas empresas. Innumerables minutos de espera en una fila o quizá aguardando una respuesta telefónica, tonos de voz poco amables o rostros agresivos y desinteresados (y ni hablar de los malos tratos) es hoy día la cara “amable” que estas organizaciones nos entregan a los clientes.

Leer más: Cuando la humildad atrae clientes

Más artículos...

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.