Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Si bien la ansiedad y el estrés son un sentimiento generalizado a causa de la crisis sanitaria, en específico los emprendedores enfrentan el estrés por lo saber si lograrán digitalizar sus negocios a tiempo para librar la crisis económica desencadenada por el Covid-19.

De acuerdo a una encuesta hecha por Ueni, una empresa enfocada en el diseño y digitalización de Pymes, el 23.93% de los emprendedores teme que su negocio cierre, mientras que 48.71% siente mucho estrés por falta de recursos económicos, además un 23.93% considera que la inseguridad es otro factor que les causa estrés. Además de forma global la encuesta recogió qué 6 de cada 10 emprendedores está estresado.

“En el país se aplicó la encuesta a 5,000 pymes de distintas partes de la República y se trató de un primer ejercicio, pues estamos investigando el impacto que tendrá Covid-19 en el ecosistema y por ello veremos una primera etapa, del 21 de febrero al 31 de marzo, y posteriormente se recogerán segundas inquietudes”, precisó Ueni.

Algunos organismos, como la Organización de Estados Americanos (OEA), o asociaciones locales, como la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), también han identificado este tipo de inquietudes dentro de los emprendedores y han puesto a disposición diversos recursos con lo que las pymes se pueden digitalizar, sin embargo a escala mental, poco se habla de los impactos que existen.

“Nuestro sondeo concluye que, de manera global, el 63% de los emprendedores o propietarios de un pequeños negocios aseguró sufrir de estrés de alto a moderado. El 10.6% de ellos aseguró que sufre de mucho estrés, mientras que el 52.4% lo calificó como estrés moderado”, precisó Ueni.

Esta situación, aunque se replica en muchas partes del mundo, impacta en el pensamiento de los emprendedores mexicanos por no tener en claro los recursos que necesitan para digitalizar su empresa de forma rápida.

La consultora Deloitte indica que uno de los retos emergentes que han surgido con la transición digital es la falta de liderazgo resiliente, mismo que será necesario para afrontar las distintas etapas de la crisis sanitaria.

“Creemos que una crisis típica se desarrolla en tres marcos de tiempo: respuesta, en el que una empresa se ocupa de la situación actual y gestiona la continuidad; recuperación, durante el cual una empresa aprende y emerge más fuerte; y prosperidad, donde la compañía se prepara y da forma a la próxima normalidad”, precisó Deloitte, en su documento, “La Esencia del Liderazgo Resiliente”.

Fuente: expansion.mx  / Por: Eréndira Reyes | @eresinaeresina