Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
image hosted by ImageVenue.com

El benchmarking es una herramienta tanto necesaria como peligrosa.. Como herramienta complementaria es valiosa. Como herramienta de aplicación sostenida es de dudosa efectividad.

Dogmatizar el benchmarking puede anular la creatividad 

Hay postulados y prácticas dentro del gobierno empresarial que se han dogmatizado. Uno de ellos es el

 
benchmarking.

El benchmarking es una herramienta tanto necesaria como peligrosa.

En pocas palabras la función del benchmarking es “husmear” que anda pasando por compañías de la competencia y extraer lo mejor para la nuestra.

Una utilización desmedida no puede provocar menos que una compañía que destruya la iniciativa intelectual de su gente. Poner el ojo en el vecino y ubicar los puntos de partida desde ese mojón provocan deterioros cognitivos en la propia gente, además de generar una perdida de autoestima corporativa.

Replay: como herramienta complementaria es valiosa. Como herramienta de aplicación sostenida es de dudosa efectividad.

¿Qué tiene que ver la creatividad en todo esto? ¡Todo!
Detrás de este tipo de práctica subyace una subvaloración de la capacidad creativa de nuestra gente. Vamos buscando las respuestas allá, importando soluciones que, en definitiva, no hacen más en el mejor de los casos, que acortar brechas con nuestro competidor pero nunca zanjar la diferencia de un solo salto cualitativo. Es decirle a nuestra gente: ven, mira, ellos si que lo hacen bien.
¡Terrible mensaje! ¡Triste mensaje! Jamás se dice explícitamente, pero el mensaje es comprendido cabalmente y cala hondo en la motivación del personal.

En mi opinión, los fanáticos (y sus empresas también) del benchmarking no pueden menos que volverse reactivos y followers.

¿Qué hubiera pasado si Fred Smith hubiese seguido a UPS?. ¡Nunca hubiese tenido su propia flota de aviones!

¿Qué hubiera ocurrido si Apple hubiese seguido a IBM? ¡Nunca hubiésemos disfrutado de la Mac?

¿Qué hubiese sucedido si GM hubiese estado siempre a la cola de Ford? ¡Nunca hubiésemos disfrutado de un auto de color!

¿Qué habría pasado si los japoneses respetaban en la producción automotriz el estilo de los americanos? ¡Nunca hubiésemos disfrutado de los autos pequeños!.

¿Qué hubiera ocurrido si Jeff Bezos hubiese seguido a Barnes & Noble? ¡Nunca hubiese existido un Amazon!

Que hubiera pasado si…

¡Cuidado con el benchamarking!, tu propia idea te está esperando.

GERMÁN CASTAÑOS * Prof. Germán Castaños. Creativo. Consultor en creatividad. www.ideavip.com.ar.
Para diseño creativo de productos o servicios, acciones de marketing, publicidad, disertaciones, talleres o desarrollo del potencial de creatividad individualizada: info@ideavip.com.ar  Fuente: www.emprendedoresnews.com