Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

buen-jefeLos líderes son una pieza imprescindible en el buen desarrollo de una organización, dado que tienen un alto nivel de influencia en su ambiente de trabajo, en el cumplimiento de indicadores y en la percepción de los empleados frente a los sucesos que se viven a diario.

Las empresas no requieren más de la figura del ‘Jefe’ que vigila que los empleados cumplan en forma con su horario y actividades; hoy el mercado está ávido de diferenciadores que aporten valor agregado a las estrategias del negocio, por lo que existe una búsqueda constante de personas con habilidades de adaptación, inspiradores, visionarios y capaces de liberar el potencial de los integrantes de un equipo, para que éstos acepten con gusto y profesionalismo los retos que lleven a la organización a un mayor éxito.

Los personas desarrollan sus actividades de mejor manera, a través de una participación activa, cuando confían y creen en las decisiones de sus líderes, y aunque en cada empresa es diferente, el liderazgo es más una especie de arte y la forma de ejercerlo depende, en gran medida, de las situaciones y experiencias previas a las que se ha hecho frente.

Hablar de liderazgo nos remonta a equipos de trabajo, características y desempeño de éstos, pero en ocasiones quienes operan al frente de una dirección o un mando medio no están bien preparados para un reto como éste, por lo que ellos deben ser los primeros en capacitarse y de esta manera poner en práctica las competencias que se hayan determinado.

Aunque el rol de liderazgo requiere habilidades particulares que difícilmente pueden ser encontradas en una sola persona, debemos incorporar un buen número de sujetos con dichas competencias, los cuales estén listos para afrontar los diferentes objetivos-meta que la compañía establezca.

Tips para detectar líderes

¿Cómo puede una empresa identificar en un candidato las habilidades que requiere? La respuesta es muy sencilla: a través de la creación de modelos de gestión por competencias, los cuales nos permitirán empatar las habilidades y destrezas de una persona, ya sean innatas o adquiridas en la posición correcta, con una certeza más clara de que los resultados que proporcionará a la organización sean exitosos.

El desarrollo de nuestro modelo de competencias es una tarea conjunta entre el área de Recursos Humanos y la Dirección General, en donde por medio de un detallado análisis se alinea al personal con los objetivos estratégicos de la compañía y los propios del puesto; a medida que la escala jerárquica se mueve de arriba hacia abajo cambian las competencias solicitadas, las cuales deben ser revisadas continuamente, sobre todo si nuestra organización es dinámica y busca en forma permanente generar mejoras en sus procesos.

Existen muchas competencias, sin embargo describiremos los comunes denominadores que la mayoría de las empresas está buscando al momento de poner en manos de alguien un área de la firma o un proyecto completo, las cuales son:

1) Pensamiento estratégico:

Está orientado en el largo plazo, sin descuidar el quehacer diario, la planeación está dirigida al crecimiento del negocio, constantemente buscan oportunidades y alianzas externas que fortalezcan su estrategia, son intuitivos y visionarios, mantienen una actitud anticipativa que les permite afrontar eventualidades, su potencialidad directiva está en función de los retos que la empresa les coloque.

2) Gestión del cambio:

Un líder no debe temer ante el dinamismo que la compañía o el mercado esté viviendo, por el contrario, debe ser el motor generador que haga que las buenas prácticas se multipliquen y las malas se eliminen.

3) Motivación y reconocimiento:

Los líderes de hoy deben manifestar interés genuino por las personas que integran su equipo de trabajo, tanto por los esfuerzos como por los resultados; ofrecerles reconocimientos directos generará un impacto positivo dentro de la organización, y siempre ayudará a la firma empoderar a miembros del equipo con la finalidad de crear futuros líderes.

4) Calidad humana:

Ser coach, crear comunidades de aprendizaje, comprender y ajustarse a los cambios dentro del equipo de trabajo siempre será un acierto.

5) Congruencia:

Las palabras que los líderes expresen, sin duda alguna, deben coincidir con sus acciones; cumplir lo que pro metes a tus colaboradores es fundamental para crear confianza y lealtad entre los miembros del equipo.

6) Comunicación efectiva:

Proveer la cantidad y calidad adecuada de información, así como las oportunidades y canales para expresarse, involucrarse, ser escuchados y fomentar la participación activa de todos los que forman el equipo debe estar en la agenda diaria.

7) Competencias técnicas y habilidades para el desarrollo de negocios:

Contar con un expertise acorde con el giro de la empresa permitirá una adaptación rápida a la misma, con estas habilidades la empresa espera resultados más rápidos y efectivos, lo cual será muy apreciado.

8) Orientación al cliente:

No es necesario formar parte del equipo comercial para preocuparnos por la calidad del servicio que ofrece la firma en que se trabaja, en nuestros productos o servicios, todo líder dentro de la compañía debe identificar cómo sus actividades participan en la cadena comercial.

Resolución de problemas y toma de decisiones: A cualquier nivel los líderes deben afrontar el reto de tomar a tiempo las medidas necesarias, con la finalidad de sacar adelante los objetivos empresariales, solucionando cualquier problema que afecte la imagen de la empresa al menor costo posible.

Las competencias son múltiples, conjugarlas y pedirlas en una sola persona no es una tarea sencilla y aunque existen muchas opciones, tener claros los objetivos de la corporación nos dará una visión muy clara y precisa de lo que queremos y el grado de experiencia que requerimos en cada una de ellas.

Fuente: www.mundoejecutivo.com.mx / Por: IRMA FLORES RUIZ