Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Al igual que los candidatos llegan a decir una que otra mentira en las entrevistas de trabajo, los reclutadores también llegan a decir mentiras cuando tienen que descartar al candidato del proceso de selección o cuando tienen que hacer todo lo que esté a su alcance para que el candidato acepte la propuesta y se quede en la empresa para la que están realizando la labor de reclutamiento.

Desafortunadamente el decir mentiras por parte de los reclutadores es una práctica común durante las entrevistas de trabajo, pero no creo que sea lo más adecuado, pues no hay mejor certeza para un candidato que hablarle con la verdad y no crearle falsas expectativas en relación a la espera de una llamada o a la realidad de una compañía en cuanto a prestaciones, sueldo, ambiente laboral y posición en el mercado.

Es por ello que hoy les presento las mentiras más comunes que dicen los reclutadores y que representarán una enorme frustración y decepción para los candidatos que ilusamente creyeron que estaba enfrente la mejor opción para ingresar a laborar:

1. Cuentas con la experiencia, pero estás fuera de rango

Si se quieren deshacer de una manera muy “polite” y no quieren herir susceptibilidades, mencionarán que tu currículum cumple con todo lo que están requiriendo, pero la pretensión económica está por arriba de lo que pueden ofrecer, así que seguirán entrevistando hasta encontrar un candidato que entre en rango.

2. Estás en los finalistas, pronto te hablaremos

Quedaste en la terna de candidatos finalistas, así que debes estar muy alerta los próximos días, pues el proceso ya terminó y en una o dos semanas a más tardar nos ponemos en contacto contigo. Si de plano te dicen en unos días te hablamos, da por hecho que fuiste descartado para cubrir la posición, pues un reclutador serio te indicará el día exacto en que se pondrá en contacto para confirmar que fuiste seleccionado o que fuiste descartado.

3. Si llegas a la tercera entrevista casi tienes el puesto

Los reclutadores tienen muchas mañas y una de ellas es que conocen a la perfección el proceso de entrevistas por las que tiene que pasar un candidato, por lo que en algunas ocasiones recurren a falsedades como la de comentar cuántas entrevistas más le harán al candidato para quedarse con el puesto y en aras de mantener animado al candidato le empiezan a comentar que pasando cierto número de entrevistas ya está muy cerca de quedarse con el puesto.

4. La vacante acaba de cubrirse

Con tal de no hacer sentir mal al candidato y ya con la certeza de que no se quedará con la posición ofrecida, saldrán con el cuento de que les encanta tu perfil pero acaban de cubrir la posición, así que lo sentirán mucho pero estarás fuera del proceso.

5. Te ofrecemos las mejores prestaciones de la industria

Google, Facebook, Apple y otras compañías de clase mundial se quedarán cortas con las prestaciones que te ofrecerá una compañía que ni siquiera tiene página en internet, nadie la conoce, no tiene redes sociales, inició operaciones hace tres años y tiene una plantilla entre 15 y 20 empleados. Pero eso sí, te ofrecerán el mejor paquete de prestaciones que hay en el mercado, lo cual evidentemente no ocurrirá.

6. Conservaremos tu currículum en cartera

Cuando un candidato es descartado en el proceso de selección, la mayoría de los reclutadores suelen recurrir a una estrategia de consolación para que no se vaya tan decepcionado el postulante, indicándole que en cualquier otra oportunidad que exista lo tomarán en cuenta para una futura vacante, por lo que lo mantendrán en cartera para futuras vacantes. Y es mejor no saber dónde terminará tu currículum toda vez que te descartan del proceso de selección.

Para generar atracción de talento o para descartar a candidatos del proceso de selección en una empresa, los reclutadores no necesitan recurrir a falsedades o artilugios que lo único que ocasionarán es un daño constante a la imagen de la compañía, por lo que es mejor conducirse en todo momento con la mayor claridad posible para no ilusionar en vano a los candidatos o generar falsas expectativas que redunden en frustración en los empleados y a la larga ocasionen una deserción y una decepción hacia la empresa.

Fuente: www.merca20.com / por  German Rivera