• Muchas personas sueñan con emprender. Imaginan que su negocio tendrá un gran éxito, que les permitirá obtener una enorme riqueza, ser el jefe, tener la libertad de ir y venir a su antojo y trabajar cómo y cuándo quieran. Si esto fuera la realidad, ¡todo el mundo sería emprendedor! Por desgracia, esta no es la experiencia de la mayoría. Ser empresario puede ser tremendamente gratificante, pero es un trabajo duro.

  • -¿Mis decisiones más importantes?-, se cuestiona Ernesto Weissmann, el argentino que ayuda a empresas como Coca Cola, BBVA, Petrobras, Pfizer y varios gigantes más a tomar decisiones. “Yo creo que en términos de importancia y por el impacto que conllevan, las que tomo con mi esposa sobre cómo educamos a nuestros hijos”, contesta tras pensárselo unos segundos.

  • Cada negocio necesita tener un plan de negocios escrito. Ya sea para proporcionar dirección al equipo o atraer inversionistas, un plan de negocios es vital para el éxito de una idea. Pero ¿cómo se escribe un plan de negocios?

  • Convertirte en un líder ejemplar, o detectar a los directivos de tu organización que son auténticos líderes, no es tarea fácil.  En muchas ocasiones se tiende a identificar como un dirigente a alguien que sabe gestionar a su equipo de forma eficiente y consigue resultados.

  • No es secreto que durante la última década, las empresas han enfrentando retos para atraer y retener el mejor talento posible. En términos simples, es porque, a diferencia que nuestros padres, nuestra generación no sólo busca un buen cheque y reconocimiento.

  • Si tuvieras ganas de correr una maratón, nadar en río abierto, escalar una montaña, ¿podrías hacerlos sin tener ese impulso, ese aliento vital que motiva a buscar siempre desafíos superiores a los ya alcanzados? Seguramente, no.