Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El Banco de México (Banxico) anunció recientemente una serie de cambios en los billetes que circulan en el país; de hecho, se trata de incorporar a la circulación lo que el propio banco central mexicano ha llamado “Una Nueva Familia de Billetes”.

Sin embargo, empezaron a surgir temores en el sentido de que los cambios y una eventual introducción de nuevos billetes, especialmente de mayor denominación, obedezcan a una causa más de fondo relacionada con la economía, concretamente con un posible y sustancioso incremento de la inflación.

Son dos temas que vale la pena analizar; en primera instancia el Banco de México emitió un comunicado señalando claramente los porqués de los cambios en los billetes en circulación, las causas nada tienen que ver con el crecimiento de los precios.

Además, vale la pena revisar el desempeño de la inflación para saber si sería motivo suficiente para que el banco central mexicano emitiera más billetes y de mayor denominación, con lo que, de entrada, fomentaría más que atacaría precisamente dicho fenómeno, ¿se acuerdan del caso Venezuela?

La versión de Banxico

La nueva familia de billetes, que se introducirán paulatinamente a la circulación de efectivo en el país, tiene como característica la de contar con medidas y elementos de seguridad reforzados, y al mismo tiempo, de sencilla autenticación para los usuarios, según ha señalado el Banco de México.

El gobernador de la institución, Alejandro Díaz de León, señaló hace poco a diversos medios de comunicación que Banxico tomó hace poco más de 5 años la decisión de imprimir una nueva familia de billetes para sustituirlos gradualmente por los que estaban vigentes.

Disminuir al mínimo posible la falsificación de papel moneda, con medidas de seguridad de última generación, es otro de los motivos esenciales. En este sentido, mucho se ha mencionado sobre la posibilidad de que se emitan billetes con denominación de 2 mil pesos, éste es el principal factor que alienta la especulación sobre un posible incremento en la inflación. Al respecto podemos señalar que Banxico no ha dicho que se emitirá dicho billete, tampoco lo ha negado, es quizás ese vacío informativo el que también alienta las especulaciones.

Sin embargo, vayamos ahora al análisis de la inflación, supongamos sin conceder, que efectivamente el crecimiento de los precios se ha incrementado considerablemente, para no exagerar y señalar que se ha desbocado. Lea usted porqué emitir más billetes en momentos de descontrol inflacionario es la mejor forma de acabar con la economía de cualquier país, si lo duda lo invito a visitar Venezuela cualquier día de estos.

Banxico no actúa con torpeza

El mandato constitucional del Banco de México es preservar el poder adquisitivo de la moneda, el peso; es decir, su obligación es mantener a raya la inflación.

La ortodoxia y las experiencias internacionales han señalado una y otra vez desde hace décadas que la mejor manera de fomentar la inflación es con la emisión de más dinero, ¿usted cree que Banxico no lo sabe?, ¿usted cree que décadas de un trabajo serio, eficiente y responsable lo echaría a perder Alejandro Díaz de León con semejante torpeza?

Basándonos en el trabajo serio y responsable de una institución como el Banco de México, definitivamente no es viable pensar que la eventual emisión de un billete de 2 mil pesos obedecería a un aumento descontrolado de la inflación, sería algo así como estar frente a una hoguera y echarle gasolina.

¿Banxico cometería un suicidio económico?

Para no analizar otras épocas tomemos la tendencia de la inflación en el presente siglo, aquí le dejamos esta pequeña tabla, realizada con cifras oficiales primero de Banxico y luego del INEGI, institución que desde julio de 2011 es la encargada de medir el desempeño de los precios (inflación):

tabla inflacion

Las cifras hablan por sí mismas, si comparamos la inflación que se registró en el año 2015, cuando tuvimos la tasa histórica más baja, con respecto a la inflación del año pasado, efectivamente hablamos de un incremento considerable, observamos que dicho fenómeno se disparó 3.17 veces respecto al nivel más bajo de la historia.

Visto así, tampoco habría condiciones para atacar la inflación mediante la emisión de más billetes, y con mayor denominación.

¿Por qué?, porque México es un país con crecimiento insuficiente, pero constante, en este siglo no existe todavía un año en el que la inflación registre doble dígito, este crecimiento económico genera presiones inflacionarias sí o sí, es una inercia inevitable, lo que procede es llevar el crecimiento de los precios a lecturas menos elevadas, cosa que no se logra con emisión de más dinero, o de moneda con mayor denominación.

Si revisamos las expectativas veremos para este 2018 se espera un crecimiento de precios cercanos a 4 por ciento, es decir, casi 3 puntos menos respecto al año previo. Para 2019 la expectativa es incluso menor.
¿Habría razones para que con estas cifras el Banco de México decidiera echarle más leña al fuego y emitir dinero para que la gente gaste más?, es decir, para que se fomente la inflación. La eventual emisión de un nuevo billete de 2 mil pesos estaría considerada en el marco de una economía que demanda nuevos instrumentos monetarios, sin que sea causa de un desbocamiento de precios.

La historia nos dice que Banxico hace cosas mucho muy diferentes para combatir la inflación. Su mandato es precisamente ese, combatirla, no fomentarla.

Fuente: www.altonivel.com.mx / Por: Antonio Sandoval