• Un lugar donde las transacciones sean 100% digitales, donde no se utilice el dinero en efectivo, la gente pueda gozar de privacidad financiera y la interconectividad sea algo natural. Así se imagina Daniel Vogel, presidente y cofundador de Bitso, que será el mundo en 50 años.