• Desde pequeños nos han enseñado que para ‘llegar muy lejos’ o ser alguien en la vida tenemos que estudiar en la universidad, graduarnos y tener un título como profesionista para conseguir el mejor empleo del mundo.

  • Las aspiraciones laborales actuales ya no son las mismas que hace una década, pues más allá de estudiar, trabajar y jubilarse; los profesionales buscan sobresalir y emprender en su labor, esto de forma independiente o a través de un negocio o franquicia que les permita superarse y tener un satisfactorio porvenir económico.

  • Cuando iniciamos alguna actividad tenemos la costumbre de creer que no podemos concretarla. Promesas de año nuevo, cumpleaños y retos, son comunes para lograr nuestros cometidos. Hacemos todo ello con el único propósito de saber qué deseamos hacer de nuestra vida. La pregunta no es saber qué se quiere, sino lo que realmente necesitamos.