• México invierte sólo 0.47% del PIB en innovación y desarrollo tecnológico, de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). Sin embargo, el rezago en recursos no es pretexto para que las nuevas empresas no innoven o encuentren nuevas rutas de acción, la clave de la innovación está justo en la creatividad para encontrar formas distintas de hacer las cosas.
  • Para muchas de las empresas que existen hoy poder ser considerada por los consumidores y la industria como un referente de innovación es casi mandatorio. Todo producto en el mercado puede tener algo de innovador de acuerdo con los ojos que se le mire, sin embargo en el mundo de los negocios son las cifras las que realmente dicen la verdad.