Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

mujer-ejecutivaDía con día, escuchamos noticias sobre los acontecimientos en el mundo y encontramos una situación global compleja, llena de retos y oportunidades, en lo social, en lo político y, por supuesto, en lo económico. Ante este escenario de negocios cada vez más competitivo, las compañías requieren líderes con diferentes carices que guíen a sus equipos a innovar, a rebasar metas y a llevar a las empresas a mejores niveles de resultados.

Las organizaciones necesitan ser impulsadas por el liderazgo masculino y por el liderazgo femenino. Lo menciono así porque ambos géneros aportan cualidades, aptitudes, competencias y matices de liderazgo diferentes; justo ahí radica la riqueza de la diversidad de género, en la suma de talentos para el éxito de una marca, un producto, un servicio o una compañía entera.

Por ello, en esta ocasión, haremos un breve análisis del liderazgo femenino.

Más allá de las cualidades con las que nacemos…

Al preguntarle a una persona sobre las características del liderazgo femenino, es altamente probable que nos respondan mencionando aspectos que se reconocen como innatos a la mujer: inspirar, motivar, desarrollar al equipo, crear relaciones y trabajar colaborativamente.

Es cierto que dentro de la personalidad de las mujeres radican esas cualidades; sin embargo, estudios recientes con la participación de ejecutivos de diferentes países, como el publicado por Zenger and Folkman; “¿Son las mujeres mejores líderes que los hombres?", indican que las cuatro competencias principales en el liderazgo femenino son:

► Iniciativa

► Autodesarrollo

► Honestidad e integridad

► Enfoque en resultados

¿Qué tienen de especiales estas cuatro características? Que son habilidades y competencias que las mujeres han desarrollado a lo largo de décadas, como herramienta de crecimiento y respuesta ante los retos que enfrenta su género en el ejercicio corporativo.

Si bien estas características las comparten hombres y mujeres, su presencia se da en mayor medida en las ejecutivas. La razón: las mujeres han tenido que demostrar que sí pueden con las responsabilidades y que cuentan con la capacidad para ejercer puestos de alto nivel.

"Las mujeres toman la iniciativa, buscan su autoaprendizaje y luchan por dar resultados que reafirmen su talento y les abran oportunidades a nuevas posiciones."

¿Actuar como hombre?

Tal como lo indica una investigación de la Universidad de Queensland, algunas mujeres consideran que deben adoptar estilos más masculinos para ser percibidas como mejores líderes y sobreponerse a los obstáculos de la carrera profesional, mientras que, al mismo tiempo, ese estudio muestra que hay elementos propios del liderazgo femenino que representan un valor agregado para las organizaciones: la resiliencia (capacidad para sobreponernos a situaciones adversas), la empatía y la energía, factores clave en el entorno potencial de estrés y retos de las compañías.

Lo relevante es que cada ejecutivo y ejecutiva conserve su esencia de género, además de cultivar y desarrollar su potencial, ya que uno de los aspectos más valiosos de la diversidad es la suma de talentos de hombres y mujeres, para integrar un liderazgo más fuerte, incluyente y eficaz, en donde se fusione lo mejor de ambos mundos.

Esto me lo ha confirmado la experiencia. A lo largo de los más de 20 años que me he dedicado a los recursos humanos, he conocido a una cantidad importante de ejecutivos que tienen claridad sobre los beneficios de tener mujeres en su equipo y ello implica que valoran las aportaciones diferenciadas de hombres y mujeres.

"Los ejecutivos valoran el liderazgo femenino y les interesa que las ejecutivas mantengan esas cualidades que el ser mujer implica."

Queda entonces un gran reto para las profesionales de alto nivel: crecer, mantener nuestra iniciativa y seguir siendo mujeres únicas.

Es la conciencia de nuestros comportamientos y actitudes lo que nos permitirá tomar las mejores competencias para nuestro desarrollo, al mismo tiempo, que podamos seguir siendo líderes femeninas, con un gran compromiso y un propósito inspirador.

Fuente: www.altonivel.com.mx / POR: Ángeles Madrigal, directora General de Strategic Talent y fundadora de Wo

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.