Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
image hosted by ImageVenue.com

Pese a la formación y experiencia que adquiere todo alto empresario antes de ingresar a una empresa importante, se debe considerar que éste nunca estará absueltos de cometer errores.

La responsabilidad que posee un directivo es grande y ésta crece a la par con el tamaño de la empresa. A su vez, las decisiones que tome este líder deben ser de gran potencialidad para que la empresa siga su curso.

 

Cometer errores es un acto normal del ser humano, pero mientras más alto se encuentre en un puesto directivo, más graves son las consecuencias de sus decisiones. En ese sentido, aquí le señalamos a cómo no caer en ellos: 

Detener el proceso de capacitación
Los empresarios exitosos tienden a suponer que ya lo saben todo, en lo que a negocios se refiere, y que ya no necesitan más capacitación. Deben comprender que el aprendizaje nunca termina, el seguir capacitándose no sólo le permitirá ser más competente en su empresa, sino que también, estar al tanto de los nuevos avances, tecnologías y herramientas empresariales.

Eludir las asesorías
"Puedo resolverlo todo sólo con mi criterio" se escucha a menudo entre los directivos de las empresas. A menudo, caen en el error de pensar que la asesoría o ayuda profesional sería reconocer que no son lo suficientemente competentes.

Incapacidad para afrontar el cambio
No prestar atención a los cambios que suceden o pueden suceder en el mercado puede ser un grave error.

Y, lo que es peor, cuando los cambios se hacen evidentes, muchos empresarios no tienen la capacidad para guiar sus negocios de tal manera que puedan adaptarse a estos cambios, que puedan aprovechar las oportunidades que se presenten, o en hacer frente a las amenazas que dichos cambios conllevan.

Conformismo
Otro error común es suponer que su empresa está en buen rumbo, que todo seguirá así, y que no necesitará esforzarse más. Olvidan que por más que un negocio parezca estar bien encaminado,  sus funcionarios nunca deben conformarse ni descuidarse. Por el contrario, estos deberían pasar a una siguiente etapa y aspirar a un mayor crecimiento, pues en cualquier momento puede haber un giro en el rumbo del negocio producto de una crisis, y la competencia pasar por encima.

Fuente: www.altonivel.com.mx

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.