Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La ciencia del potencial humano en los últimos años se ha enfocado en estudiar qué es lo que hace que las personas tengan un mejor desempeño y mejores resultados en su trabajo y ha llegado a descubrimientos que cambian completamente la forma en la que entendemos la productividad.

Uno de los hallazgos más grandes es que ser una persona más positiva te hace también más creativa y más propensa a conseguir buenos resultados.

Pongamos el ejemplo de Karla y Raúl, dos personas que se dedican a las ventas dentro de una empresa de seguros. Un día en la reunión de las 9 am el CEO de la organización les da una mala noticia: las ventas van a la baja, la productividad ha descendido en un 10%, no están llegando nuevos clientes y las renovaciones tampoco se están cerrando. Al escuchar esto ambos se sienten nerviosos y presionados, pero lo que hacen después de la junta hace la gran diferencia. ¡Veamos!

Karla sale de la junta, se dirige a su escritorio, enciende la computadora y saca su libreta de apuntes. Empieza a anotar diez razones por las que ella considera que se está presentando este fenómeno en la empresa. Después 'googlea' posibles alternativas y se acuerda que su amigo Ramón tiene un hermano que se dedica a dar asesorías de ventas y negocios. Así que no pasan ni 5 minutos en lo que ella ya se está contactando con Ramón para sacar una cita de trabajo con el hermano.

Por otro lado, al salir de la junta, Raúl va también a su cubículo, prende la computadora y dice ‘necesito distraerme’, para lo cual se pone a ver las noticias del día: aumento en los secuestros, caída de la bolsa de valores y alza en la tasa de desempleo. ¡Justo lo que me está ocurriendo!, dice él. “Claro, el mundo está muy mal, esta ciudad es un caos, este país va cada día peor”. Así que decide enviarle un Whatsapp a Margarita, su amiga del trabajo, para invitarla a fumar un cigarro en el patio. Margarita acepta y en cuanto se ven empiezan el “radio-pasillo” para hablar de todo lo que está mal en la organización y de qué van a hacer si los despiden.

Misma situación, reacciones distintas. Por un lado una postura que no niega el problema pero que empieza a buscar alternativas, una postura positiva. Y por otro lado una postura que se concentra en lo negativo y eso genera apatía y desinterés. ¿Cuál es la que describe la situación actual? Probablemente ambas, lo interesante aquí es que las dos provocan resultados distintos tanto en el corto como en el mediano y largo plazo.

La investigadora Bárbara Fredrickson ha visto que las personas que tienen estilos de pensamiento más positivos son también más creativas y resuelven mejor los problemas que se les presentan

1. Eso genera mayor compromiso hacia las metas, mayor probabilidad de aprender de los errores y por tanto mayor desempeño laboral y productividad. Ser positivo motiva y la negatividad genera apatía y, en general, ambientes muy desmotivantes.

En este sentido, científicos en la Universidad de Berkeley Haas School of Business concluyeron que los gerentes con mayor positividad fueron más efectivos, precisos y cuidadosos en la toma de sus decisiones, por lo tanto, obtuvieron mejores resultados.

2. ¿Cómo podemos nosotros beneficiarnos de estos hallazgos? La buena noticia es que si no nacimos con una tendencia hacia lo positivo se puede desarrollar. Hay muchas cosas que podemos hacer para elevar nuestros índices de positividad y aquí veremos algunas:

    a) Cuando venga un problema o una situación difícil, pregúntate: ¿qué puedo hacer ante esta situación?, ¿cómo puedo contribuir a la solución?, ¿este análisis que estoy haciendo está enfocado en hacer propuestas o en generar apatía?

    b) Cada día reflexiona: ¿qué si va bien del día de hoy?, ¿qué cosas buenas están sucediendo?

    c) Reconoce y festeja tus pequeños logros. Las personas somos muy dadas a dar por sentado lo bueno, una forma de aumentar la positividad es apreciar eso positivo que tenemos. Tal Ben Shahar, otro experto en el tema, dice: cuando aprecias lo bueno, lo bueno se aprecia, es decir, crece.

Integra estas ideas en acciones concretas durante tu día y nota la diferencia en tu estado de ánimo y en tus resultados. A veces los cambios que estamos buscando en la productividad tienen más que ver con nuestra forma de entender la realidad y de interpretarla que con que pase un acontecimiento extraordinario.

La positividad es una excelente opción para disfrutar más el trabajo y para aumentar nuestra productividad, ¡la ciencia lo respalda!

Fuente: www.entrepreneur.com /  Por: Alejandra López

%MCEPASTEBIN%

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.