Typography

Comenzar el día con una enorme lista de tareas es parte de la vida de todo emprendedor. Una lista interminable de actividades a la que se le van sumando más y más elementos al paso de las horas.

Dentro de esta dinámica es muy probable que busques apresurarte para terminar cuantas tareas puedas en el menor tiempo posible, perdiendo de vista aquellas cosas que son realmente importantes.

Si bien revisar tus correos es una de las tareas que no puedes dejar de lado, es una labor que muchas veces te lleva a atender temas que no tenías contemplados y que se convierten en urgencias.

Esto puede ser una llamada no programada, largas lecturas, atractivas promociones que nos llevan de un producto a otro o bien, contestar correos de familiares y amigos y por supuesto, una vez estando frente al ordenador, todo parece ser urgente.

Así de sencillo es romper una buena rutina al comienzo del día y terminar perdiendo el tiempo, iniciando tarde tus deberes y finalmente, viviendo en un estrés constante y una sensación de que el tiempo no te alcanza.

Una de las prácticas que mejor funcionan es la de no revisar el correo sino hasta haber trabajado por lo menos tres horas. Esto te permite entrar en un ritmo productivo en el cual priorizar tus actividades se convierte en un ejercicio natural y diferenciar lo urgente de lo importante, se vuelve muy sencillo.

Elimina los vampiros digitales

Ya hablamos del correo pero hay otras distracciones mucho más fuertes que es necesario eliminar, estoy hablando del celular y de esa adicción que tenemos a estarlo revisando cada cinco minutos.

Si realmente quieres alcanzar un estado de paz que te permita ser más productivo, es necesario que aprendas a controlar este impulso y a dejar de lado esta mala costumbre.

El problema principal radica en la pantalla de bienvenida de tu móvil que se enciende cada dos minutos con mensajes de Whatsapp, mensajes en Facebook, etcétera. Lo que debes de hacer es apagar las notificaciones, de esta manera evitas estar mirándolo cada dos segundos y a estar respondiendo mensajes de forma inmediata.

Esta es sin duda la principal fuente de urgencias con la que contamos en nuestra vida. Si eliminas esta distracción, estás ganando mucho tiempo de calidad pero, ojo, no te estoy diciendo que dejes de atender tus mensajes, sino que dediques un tiempo cada hora o dos para contestarlos.

Recuerda que se trata de eliminar la palabra urgente de tu vocabulario para enfocarte en lo realmente importante.

Aprende a trabajar y obtén los resultados que esperas

En cuanto a la forma de trabajar, no puedes ni debes sobreponer tareas en tu lista, ya que lo único que estás haciendo es dar pasos hacia atrás.

Para poder lograr este objetivo, es indispensable implementar prácticas que pueden parecer complicadas o hasta rudas, pero que son indispensables. Un ejemplo es saber decir “no”.

Vives en una sociedad y eres parte de una cultura que no sabe decir “no” pero como emprendedor, debes aprender a hacerlo.
El cliente ni siempre tiene la razón, ni es dueño de tu tiempo. Estás acostumbrado a hacer todo lo necesario para mantener a tus clientes felices, mas es momento de poner límites. El temor a perder un cliente es algo comprensible pero no debes vivir para complacerlos. Hay que educarlos, destinar ciertas horas del día para ejecutar tu trabajo y otras para atenderlos y debes aprender a respetar esos horarios.

Si realizas un cálculo del tiempo que pierdes cada día atendiendo estas urgencias, te darás cuenta de que consumen más del 50% de tu tiempo y esto solamente te aleja de lo verdaderamente importante que es, dedicarte a crecer tu negocio.

Cuando hablo de crear una lista de cosas importantes puedo comenzar por incluir la gestión de tus finanzas, tus estudios, reuniones de seguimiento con tu equipo de trabajo y revisar tu plan de negocios, por ejemplo.

Si eres lo suficientemente atento, te darás cuenta de que ninguna de estas actividades contiene una característica de urgencia y más bien, todas ellas conllevan un seguimiento periódico y una debida planificación.

Eliminar la urgencia de tu vida es posible y no solamente contarás con más tiempo para realizar tus actividades, sino que reducirá tu estrés y disfrutarás de lo que haces.

Algunas prácticas que puedes realizar para desaparecer este elemento negativo de tu vida las puedes integrar de forma inmediata. Te invito a analizar tus rutinas diarias y a identificar aquellas cosas urgentes, eliminarlas de tu día a día y a dedicarte a lo importante.

Se trata de ser más productivo, alcanzar tus metas y ser un emprendedor de excelencia.

Fuente: www.entrepreneur.com /  Por: José Salvador Zárate

%MCEPASTEBIN%

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.