Finanzas
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El rango de edad o el año de nacimiento de los millennials son algo difusos y flexibles. Algunos autores fijan una horquilla más amplia que otros que la recortan. De forma aproximada y genérica, puede situarse la venida al mundo de esa generación entre principios de los 80 y mediada la década de los 90. Aunque hay cierta diferencia entre los más jóvenes y los veteranos dentro de ese lapso, el tiempo pasa para todos, también para los millennials.

La jubilación puede parecer quizá un paso lejano en el tiempo, pero nunca es demasiado pronto para empezar a ahorrar. Por ello, aquí va una serie de recomendaciones para que la también llamada generación Y pueda ir haciendo colchón frente al retiro profesional.

Los productos, los servicios, el mercado laboral, la formación, los viajes y, en cierta medida, la realidad actual están hechos a medida para este sector de la población. Una tendencia que es igualmente aplicable a la jubilación, dadas las particularidades de los millennials. De esta manera, si perteneces a este grupo sociológico, los siguientes consejos, tanto de la Asociación Española de Asesores y Planificadores Financieros (EFPA) como de Luis Pita, autor del libro "Ten peor coche que tu vecino" y creador del término 'preahorro', pueden resultarte útiles.

1. El ahorro, desde la primera nómina

Desde la EFPA -por sus siglas en inglés- apuestan por acumular capital de forma sistemática, como una 'hormiguita', desde el momento en que el millennial obtenga sus primeros ingresos.

2. Descubre el preahorro

Por su parte, Luis Pita hace hincapié en las bondades de apartar la cantidad que quieres ahorrar a principios de mes “porque, si esperas al final, es fácil que no quede nada y ya te lo hayas gastado todo”, avisa el especialista.

3. La edad del 'millennial', una ventaja

El horizonte temporal resulta clave en toda inversión. Por ejemplo, aunque parezca poca diferencia, no es lo mismo un plazo a 15 que a 20 años para comprar una vivienda. Así, las personas encuadradas en la generación Y cuentan, al ser jóvenes, con mayor margen para aceptar más riesgo, pudiendo apostar por productos de ahorro para la jubilación más centrados en la renta variable. Con el tiempo, la cartera puede ir modificándose a estrategias más conservadoras.

4. ¿A cuánto ascenderá tu pensión?

A estas alturas es complicado saber el montante que te quedará como paga pública de retiro: restan muchos años, probablemente diferentes experiencias laborales y circunstancias particulares que determinarán esa cantidad. Sin embargo, calcular tu pensión futura puede ser interesante, para conformar una estrategia de inversión a largo plazo, la información que proporciona el programa de simulación de la Seguridad Social sobre la cuantía aproximada de jubilación, así como otras herramientas similares.

5. ¿Cuánto deberías ahorrar al principio?

Una de las dudas más recurrentes es fijar una cantidad que puede dedicarse a colchón. Obviamente, dependerá de las posibilidades de cada cual (gastos, salario, responsabilidades, etc.). Sin embargo, “la mayoría de personas puede ahorrar entre un 5% y un 10% de su salario sin apenas darse cuenta”, destaca el mencionado experto en preahorro. Si no estás seguro de con qué porcentaje comenzar, el 5% de tu salario puede ser recomendable.

A partir de ahí ya puedes aumentar ese ahorro hasta alcanzar a la media o superarla.

6. Hay más de un producto para la jubilación

Aunque los planes de pensiones son los más conocidos, existen otros vehículos para acumular capital frente al retiro: planes de previsión asegurados (PPA), planes de ahorro individual sistemático (PIAS), los seguros de vida de ahorro o, incluso, los fondos de inversión como un posible complemento de la paga pública de jubilación. Así que, efectivamente, hay alternativas a los planes de pensiones para invertir y planificar la jubilación.

7. No todas las entidades plantean las mismas condiciones

“Es importante estudiar y analizar la calidad de la entidad y el producto concreto por el que nos interesemos, sobre todo si ocupan unas buenas posiciones en el ranking de rentabilidad a largo plazo (rentabilidad sostenida) y solvencia. Aunque no hay que olvidar que rentabilidades pasadas nunca aseguran rentabilidades futuras, por lo que la diversificación será el mejor elemento protector. La información clara, puntual y de calidad también debe ser un factor importante para evitar cualquier sorpresa desagradable”, explican desde la EFPA.

8. Ojo con las comisiones

Las tasas que lleva aparejadas cualquier producto de ahorro o inversión van a determinar su rendimiento, sobre todo a largo plazo. Como consecuencia, hay que prestar atención a las mismas. Recuerda que las comisiones en planes de pensiones de renta fija son, por ley, inferiores a las de los planes de renta variable.

9. Aprovecha las ventajas fiscales

Los impuestos son uno de los aspectos clave de los planes de pensiones y también lo que marca buena parte de sus ventajas y desventajas. En ese sentido, es preciso subrayar que, según consta en la propuesta del Gobierno para los próximos Presupuestos Generales del Estado (PGE), el incentivo fiscal en estos vehículos individuales se reducirá de forma drástica, de 8.000 a 2.000 euros. A cambio, se elevará el límite conjunto para aportar a un plan individual y a uno de empresa a los 10.000 euros.

Para una generación como la millennial, con tanto tiempo por delante para invertir y aprovechar el interés compuesto, elegir un producto con diferimiento fiscal es clave. La diferencia en la rentabilidad a largo plazo es enorme.

10. ¿De la mano de un asesor financiero?

La estrategia financiera respecto a la jubilación puedes desarrollarla por ti mismo, pero también siguiendo las recomendaciones de un profesional o poniéndola directamente en sus manos. “Si consultamos con un mismo asesor financiero desde jóvenes, podrá llevar un seguimiento de la planificación del ahorro para la jubilación para ir adaptando esa estrategia a cada circunstancia vital y teniendo en cuenta las necesidades financieras de cada etapa”, concluyen desde la EFPA.

Fuente: estrategiaynegocios.net

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.