Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El próximo anuncio que hará el Gobierno de Estados Unidos sobre imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio puede quedar en una declaración y no necesariamente en un hecho concreto, a la luz de la experiencia de otros conflictos comerciales internacionales, refieren economistas consultados.

A unas horas de que el gobierno del presidente Donald Trump haga formalmente la declaratoria, los estrategas del banco de inversión Morgan Stanley, Michael Zezas y Meredith Pickett, dijeron en una nota: “no creemos que el escenario más grave, de un arranque proteccionista, sea el más probable”.

Los aranceles al acero fueron declarados ilegales por la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2003 y el conflicto de 2005 por las exportaciones de sujetadores chinos —calificado por la prensa británica como “la tormenta copa D”— se resolvió en conversaciones de emergencia entre Bruselas y Pekín. Ese es el patrón que puede repetirse, dijeron los economistas.

Si bien Trump ha sido enérgico en contra del comercio internacional, desde que asumió el cargo en enero de 2017, tiene poco qué mostrar hasta ahora más allá de su retórica agresiva.
En su primer día en el cargo abandonó el TPP, un pacto comercial de 14 países del Pacífico que no tenía ninguna posibilidad de ser aprobado por el Congreso. Asimismo, han transcurrido seis meses de conversaciones para volver a redactar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y hasta ahora han quedado en nada.

Eso deja solamente los aranceles a sectores pequeños de la economía de Estados Unidos y de su comercio.

¿El mundo en calma?

El banco de inversión Morgan Stanley calcula que el acero, el aluminio, las lavadoras y los paneles solares representan en conjunto 4.1% de las importaciones de Estados Unidos y 0.6% del comercio mundial.
Las perspectivas de una guerra comercial mundial afectaron a los mercados financieros la semana pasada, pero el lunes las bolsas ya habían recuperado su equilibrio.

Hasta ahora, la reacción ha sido moderada. La Unión Europea dijo que una respuesta apuntaría a productos políticamente sensibles, entre ellos, las motocicletas Harley Davidson fabricadas en Wisconsin.
Canadá y México, que están entre los países más afectados por los aranceles que propone Trump, han dicho que responderán si es necesario.

Dentro de la Casa Blanca, parecía haber espacio para modificar las propuestas, a pesar de las duras palabras de Trump.

“Lo único que está muy claro en esto es que no hay una redacción, no hay un redacción final. No hay un plan final”, dijo un asesor externo de Trump, que habló bajo condición de anonimato y quien añadió que era improbable que se tomara una medida formal esta semana. “Está lejos de estar resuelto, está lejos de haber terminado”.

Fuente: www.manufactura.mx /  

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.