Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El mundo nunca deja de moverse, mientras que en México pasamos por un larguísimo proceso de transición político-económico, en otras partes del planeta suceden muchas cosas que con el paso del tiempo tienen repercusiones.
Tal es el caso de China, la economía del gigante asiático será sin duda un protagonista en el año que empezará tan pronto como dentro de 30 días.

China es la segunda mayor economía del planeta y tiene actualmente una rivalidad comercial con Estados Unidos que ha puesto en jaque al mundo, eso podría continuar los próximos meses. No es una frase jocosa decir que cuando el dragón chino se mueve el mundo tiembla, es verdad.

Aquí algunas expectativas que manejan los fondos de inversión para dibujar algunos escenarios previos a 2019, año en el que necesariamente la economía china volverá a ser protagonista.

3 riesgos principales

En 2019 la economía de China crecerá en un nivel mínimo de 6.0 y un máximo de 6.5 por ciento; debido a su gran tamaño es imposible hacer un comparativo con las tasas de crecimiento de otros países como el nuestro.
Evidentemente que la tasa es muy superior al 2 por ciento promedio en el que está atrapada desde hace varios lustros la economía mexicana, pero incluso si la tasa de crecimiento de China fuera menor, sería superior en términos absolutos porque la economía asiática es 15 veces mayor que la nuestra.

Se espera que siga la transición estructural compleja que caracteriza a la economía China desde hace varios años, recordemos que en alguna época este país creció a tasas de hasta 15 por ciento anual.

Desde luego, se espera que siga la tensión comercial entre este país y Estados Unidos, sobre temas incluso más allá del comercio. Los tres riesgos principales a los que hay que prestar atención son: la dinámica de la guerra arancelaria, la recesión de la vivienda y el ritmo de ajuste de las tasas de interés de la Fed.

El rango de los aranceles chinos se ubicará en entre 5 y 10 por ciento.

Riesgo de recesión en sector vivienda

A pesar de que se prevé un impulso crediticio en China, con un crecimiento de la inversión en infraestructura que se está recuperando a niveles de un solo dígito alto y un crecimiento de la inversión en aproximadamente medio dígito, el sector tendrá problemas.

Los precios de las viviendas y el financiamiento de los desarrolladores son indicadores útiles que muestran la probabilidad de una fuerte recesión en el sector de la vivienda. Es posible que el crecimiento del consumo de servicios se mantenga, y que las ventas de automóviles disminuyan su velocidad. Si estos dos escenarios anteriores se materializan estaremos ante malas noticias para el mundo porque se traducirá en menos demanda de materias primas en otros países tan lejanos como Perú, Colombia, Argentina, Brasil y hasta México.

Posibles acciones gubernamentales

En un escenario de riesgos como el que se perfila al menos para el inicio de 2019, es posible que el gobierno chino actúe para contarrestar los efectos.
Así, existe la posibilidad de que se concreten reformas y medidas de apertura económica; el gobierno chino estará dispuesto a ofrecer alivio fiscal a los hogares y empresas, así como brindar garantías a los empresarios privados.

La guerra no conviene a nadie, posible acuerdo

A corto plazo, varios analistas europeos consideran probable que puedan iniciarse acercamientos entre China y Estados Unidos para llegar a eventuales acuerdos que acaben con esta guerra comercial o como sea que se llame. Sin embargo, ambas artes deberán ceder y ese es el primer gran obstáculo; por ejemplo, Estados Unidos ha dejado ver que cualquier acuerdo debería incluir el compromiso de China para comprar más productos estadounidenses, un campo de juego más nivelado para el estado en comparación con las empresas privadas / extranjeras, un mayor acceso al mercado y la protección de la propiedad intelectual.

China no se ha pronunciado, pero desde luego sería iluso pensar que aceptará en una eventual negociación todas las condiciones que pretenda imponer Estados Unidos, razón por la cual se considera que un primer acercamiento no significaría gran cosa, sobre todo conociendo la escasa flexibilidad asiática y el papel que juega Estados Unidos como la primera potencia económica mundial.

Fuente: www.altonivel.com.mx

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.