Empresas
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Cuando pensamos en velocidad, lo primero que se nos viene a la cabeza puede ser las carreras de coches, pero la velocidad es un elemento implícito en todas las actividades, desde cocinar, pintar, construir, jugar, y por supuesto traducir.

Una persona inexperta sin amplios conocimientos lingüísticos puede traducir unas 100 palabras por hora, lo cual es bastante lento cuando lo comparamos con la cantidad de palabras que puede traducir un profesional, las cuales son unas 500 palabras por hora. Esta diferencia en velocidad es consecuencia de la familiarización que tienen los traductores con las palabras y frases del idioma origen y meta y de la utilización de programas especializados de identificación de texto que facilitan el trabajo de maquetación y edición de documentos

En equipo es mejor

Una de las características de la traducción moderna es la universalidad y versatilidad del trabajo remoto, lo cual hace que los proyectos grandes de traducción académica puedan ser realizados por un equipo de personas, multiplicando exponencialmente la rapidez con que la traducción puede ser realizada. Proyectos como manuales, libros, revistas, etc., son comúnmente traducidos en grupo para no solo agilizar el trabajo, sino garantizar la calidad del mismo. Un buen traductor académico puede ser fácilmente contratado por internet sin tener que ir a ostentosas universidades o institutos para encontrar lingüísticas bilingües.  En el caso de los manuales de trabajo hay terminología que se repite constantemente y se debe traducir por una misma palabra en todo el manual para evitar confusiones técnicas. Además, este tipo de proyectos salen más económicos comparado a lo que podría costar si se solicitan por página por separado, es decir, si la traducción de un libro costase 800$ y tiene unas 90 páginas, de traducirse las mismas páginas por separado costarían más.

En las traducciones académicas el tiempo dura menos

Este tipo de traducción es una de las más exigentes debido a que muchas veces requiere de diversas investigaciones para saber el significado científico de términos concretos y por ello se recomienda dejar a cargo personal especializado en el ámbito a traducir para evitar malos entendidos. Tome en cuenta que la velocidad de traducción académica oscila entre 250 y 300 palabras por hora o unas 1500 palabras por día dependiendo de la dificultad del tema.

También hay que escribir rápido

Cualquier actividad que incluya el uso de un teclado para escribir puede ser realizada de manera más ágil al escribir más rápido. El arte de escribir rápida y correctamente influye indirectamente en la calidad de la traducción, puesto que el traductor puede enfocarse más en el trabajo como tal y no en ver en donde están situadas las letras al momento de tipear. La persona promedio escribe a una velocidad de menos de 30 palabras por minuto y los mejores tipeadores del mundo escriben a más de 190 palabras por minuto según estudios realizados. Para los que desean ejercer como traductores en agencias internacionales, la recomendación es de 50 palabras por minuto, aunque en la práctica esto se reduce por el tiempo de reflexión y factores externos.

 

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.