Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La mayoría de la personas piensan que el éxito se mide en la cantidad de dinero que tiene una persona; sin embargo para Peter Cohan, consultor de estrategia y profesor de Babson College, esa no es la forma de medir el éxito.

Después de todo, si Bill Gates es la persona más rica de todo el mundo (con una fortuna aproximada de 79.6 mil millones de dólares) nadie podría considerarse exitoso si se compara con él.

De acuerdo con Cohan, ni la fortuna ni las ganancias determinan el éxito de una persona como lo hace el tiempo. La forma en que se gasta este recurso es lo que hace la diferencia entre las personas exitosas y las que no lo son.

Primero que nada, Cohan aclara que no se trata de un voto de pobreza. Al contrario, generar riqueza le brinda a las persona la oportunidad de utilizar su tiempo como prefieran, pues no tienen que preocuparse por pagar sus cuentas. Y no todos alcanzan ese nivel de seguridad financiera. Aunque no hace falta una fortuna como la de Gates para llegar a ese punto.

El punto al que quiere llegar Cohan es el de la pasión. Pues las personas exitosas son, en realidad, las que disfrutan lo que hacen.

Para Steve Jobs y Bill Gates, por ejemplo, el dinero no era lo más importante. Ellos seguían su pasión, los que les generó riqueza y con lo que le dedicaron más tiempo a lo que les gustaba. Es un ciclo.

Para ser exitoso en la vida, hay que trabajar muy, muy duro. Y si no eres un apasionado de lo que haces, no serás feliz. Y, si no eres feliz, no serás tan bueno. Por lo tanto, no serás exitoso.

Para quienes empiezan una empresa, Cohan recomienda seguir su pasión. Y, para los que ya la tienen una, los anima a conseguir gente apasionada, para que puedan triunfar juntos.

Fuente: www.mundoejecutivo.com.mx 

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.