Management
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

No es que todo esto no sea útil, pero a veces no basta con tener la teoría a mano si no entiendes el comportamiento real de un evento. Por eso, en lugar de hacer un artículo sobre lo que “deberías” incluir en tu plan de negocios, preferimos especificar lo que nunca deberías mencionar.

Apuesto a que te sabes de memoria los consejos de bolsillo para crear un plan de negocios:

“Conoce a la competencia”
“Estudia el mercado”
“Establece objetivos realistas”
Etc.
No es que todo esto no sea útil, pero a veces no basta con tener la teoría a mano si no entiendes el comportamiento real de un evento. Por eso, en lugar de hacer un artículo sobre lo que “deberías” incluir en tu plan de negocios, preferimos especificar lo que nunca deberías mencionar.

Así, puedes eliminar el riesgo de cometer un error imperdonable o pasar un mal rato, algo que puede pasar incluso si tu plan de negocios está ––en teoría–– bien estructurado.

¿Quieres un plan de negocios ganador? Evita esto

1. Superlativos y adjetivos

Los superlativos como “muchísimo” y los adjetivos como “perfecto” no se ven nada bien en un documento formal.

Si estás trabajando en un plan de negocios, seguramente es porque buscas inversionistas o socios de capital, así que es importante presentar un informe conciso y fiable. No lograrás esto jugando con el idioma, al contrario, dará la impresión de que te esfuerzas demasiado por convencer o que intentas decorar tu inseguridad.

Cuando quieras transmitir la idea de que tu negocio presenta ventajas competitivas contundentes, usa estadísticas o datos de peso, y nunca un lenguaje especulativo.

Además, nunca incluyas afirmaciones infundadas en un plan de negocios. Cualquier aseveración debería poder comprobarse de inmediato y provenir de una fuente:

Confiable (organismos internacionales, entidades gubernamentales o instituciones reconocidas).
Actual (entre más reciente sea la fecha de publicación del documento original, más confiables serán los datos).

2. La historia de tu vida

Los emprendedores son, por naturaleza, motivadores, así que es normal que quieras contagiar al público de entusiasmo y esperanza contando la historia de tu vida:

Los momentos difíciles que has tenido que enfrentar
Cómo has emprendido en el pasado
Por qué vale la pena trabajar por un sueño
Todo esto quedaría muy bien en la presentación inicial de tu proyecto de negocios, es decir, durante la introducción oral previa a tu ponencia… Pero no en tu plan de negocios oficial.

Si tu audiencia quiere saber más de tu vida, encontrará el momento para hacerte preguntas antes de perderte de vista, así que mantente enfocado en la realidad empresarial y dale a tu público lo que necesita:

Cifras
Proyecciones de ganancia realistas
Información del alcance del proyecto

3. El truco del “mejor escenario posible”

¿Has escuchado la frase: “Esto es lo que pasará en el mejor escenario posible”?

En realidad, es otra forma de decir que las cosas pueden salir muy bien si hay “suerte”, pero también es posible que acaben muy mal.

Deja fuera de tu plan de negocios presunciones basadas en un exceso de confianza. Por supuesto, un emprendedor debe practicar el hábito de la resiliencia y el optimismo para reponerse a momentos difíciles, pero también debe ser bueno para razonar y tomar decisiones inteligentes.

Un inversor no confiará ciegamente en la teoría del “mejor escenario”, así que prepárate para explicar los márgenes de ganancia promedio con el viento a favor y en contra.

Por último, sácale provecho a la tecnología para ordenar tus ideas, así te será más fácil armar un plan de negocios coherente y sólido. Usa un Software de Gestión de Proyectos como Trello o Asana para reunir y almacenar datos, proyectar resultados y organizar pendientes.

Fuente: emprendedoresnews.com / Rita Arosemena –ComparaSoftware

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.