Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

(Expansión). - La mala gestión del tiempo en las juntas, las distracciones y la falta de objetivos claros por los que se convoca hacen que un empleado promedio pierda 25% de su tiempo de trabajo en reuniones poco planificadas. Son datos de la firma de recursos humanos Robert Half, que este año preguntó sobre el tema a más de 3,000 empleados en Estados Unidos.

No es la única cifra: la Universidad del Norte de California encontró, en una investigación entre gerentes de diversas industrias, que 65% considera las juntas como un obstáculo para terminar sus responsabilidades a tiempo. Y 64% asegura que estos eventos se realizan sin considerar la carga de trabajo.

Frente a las recomendaciones tradicionales, preguntamos a especialistas cómo tener juntas efectivas, de una vez por todas.

En horario inusual: En Estados Unidos, Sony suele comenzar sus reuniones a las 2:17 pm. El horario irregular hace que los asistentes recuerden que deben estar a tiempo y son más estrictos con el cumplimiento de otros compromisos, a fin de atender la próxima junta.

El 66% de los empleados encuestados por Robert Half, por cierto, enlista como primer problema de las juntas no respetar los horarios en que se convoca.

Prepárate: Para agilizar las reuniones y dar seguimiento a los proyectos, es conveniente diseñar una plataforma donde se carguen materiales que sirvan como prelectura a las juntas, para que todos los participantes lleguen con una idea del proyecto y ocupen el tiempo para intercambiar opiniones, debatir ideas y tomar decisiones sin empezar ‘en blanco’.

El brief debe ser muy visual, para que la gente no se aburra con la lectura, y pedirle que un día antes comparta en la plataforma sus perspectivas.

Intercambio de roles: En una reunión hay dos tipos de personas: las ‘pasivas’, que asienten sin generar controversia, y la gente ‘segura’, que impone su punto de vista. Como resultado, hay ‘ganadores’, que creen haberse salido con la suya, y ‘resentidos’, que buscarán desquitarse porque sus puntos de vista no fueron escuchados. Para cambiar esto hay que invertir papeles y pedir a quienes no hablan que preparen sus comentarios sobre el objetivo de la reunión y al resto, que escuche.

Todo grabado y registrado: Para dar seguimiento a los objetivos y conclusiones en una reunión, una sugerencia de los especialistas es grabar las principales ideas que surgieron. Esa ‘colección de datos’ grabada ayuda a trabajar sobre objetivos más aterrizados y, si hay dudas sobre la información, se puede retomar la grabación y evitar malentendidos en la información.

Fuente: expansion / Por: Ivonne Vargas

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.