Anasofía Sánchez, country manager de Waze en México. Foto: Fernando Luna

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Por sexto año consecutivo, Forbes presenta, en su edición de junio, su listado con las 100 Mujeres Más Poderosas de México, un ejercicio que busca destacar el trabajo y las ideas de las líderes mexicanas que logran estampar su sello en la transformación del país.

Los lectores podrán conocer historias como la de Mariclaire Acosta, académica mexicana que hoy combate, desde el espacio ciudadano, un problema que parece enquistado en la sociedad mexicana: la corrupción. La de Anasofía Sánchez, CEO de Waze en México, una aplicación que todos los días intenta salvar del tráfico a millones de conductores que transitan por la Ciudad de México.

O la de Mónica Ramírez, activista mexicana-estadounidense basada en Washington, DC, líder de la Alianza Nacional de Campesinas, organismo desde el cual lucha por los derechos de las mujeres migrantes que trabajan en el campo.

Las mujeres levantan la mano también en el ámbito deportivo. Tal es el caso de la futbolista Charlyn Corral, delantera del equipo Levante, de España, quien se coronó campeona de goleo en la liga profesional de futbol de ese país. Otro caso destacado es el de “Lupita” González, quien ganó el oro en 20 kilómetros en la Copa Mundial de Marcha, recientemente celebrada en China.

Éstos son sólo ejemplos de las extraordinarias historias que están detrás de cada una de estas mujeres. Se trata de empresarias, ejecutivas, activistas, actrices, científicas, deportistas, influencers, artistas y escritoras que aportan todos los días desde distintos ámbitos.

Pero tampoco para ellas las cosas son sencillas, sobre todo en un país como México, donde sigue vigente un panorama adverso para las mujeres, lo cual limita su desarrollo y crecimiento material, intelectual y social.

Hay cifras que documentan este escenario sombrío. Un ejemplo: sólo 17% de las mujeres de entre 25 y 64 años cuentan con estudios de educación superior, mientras que únicamente 45.5% de las mujeres mayores de 15 años están presentes en el mercado laboral. En materia de liderazgo, un escaso 5.7% de los integrantes de los consejos de administración de las empresas son mujeres.

Seguridad, un punto y aparte

La inseguridad, un problema alarmante que asuela al país, tiene efectos dramáticos en la población femenina. Hasta mediados de abril de este año, organizaciones civiles habían contabilizado 500 feminicidios en México.
La violencia no letal, pero que las mujeres padecen cotidianamente, es igualmente lacerante. De los 46.5 millones de mujeres que rebasan los 15 años de edad, 30.7 millones, es decir 66.1% del total, aseguran haber padecido, al menos en una ocasión, algún tipo de violencia emocional, económica, física, sexual o de discriminación en los espacios escolar, laboral, comunitario, familiar o de pareja, según datos del Inegi.

En los últimos 12 meses, la mayor violencia en contra de las mujeres (25.6%) la ejercieron sus parejas, seguida de las agresiones en la calle, con 23.3%, y en tercer lugar aparecieron los ataques o abusos en el ambiente laboral (22.5%).

El entorno se vuelve cada vez más complejo en la medida en que las agresiones contra las mujeres han dejado de ser eventos excepcionales, y se toman como si fuese cualquier otra cosa, explica María de la Paz López Barajas, directora general de Autonomía y Empoderamiento para Igualdad Sustantiva del Instituto Nacional de la Mujer.

“En México se ha normalizado contar chistes misóginos, ofender, humillar a las mujeres y muchas otras cosas más graves. La gente lo ve como si fuera algo natural, como si fuera algo de la vida diaria. Y eso no puede seguir sucediendo”, reclama.

Los últimos 12 meses

También en el resto del mundo, el último año fue intenso para las mujeres, principalmente luego de la erupción del movimiento #MeToo, el cual se inició en la industria del entretenimiento estadounidense, a raíz de las acusaciones de acoso y abuso sexual de las cuales fue objeto el poderoso productor hollywoodense Harvey Weinstein.

En Twitter, la etiqueta resonó más fuerte que nunca los días 15 y 16 de octubre de 2017, y fue usada más de 500,000 veces cada 24 horas; mientras que en Facebook acabó siendo utilizada por cerca de 4.7 millones de personas en unas 12 millones de publicaciones.

Y es que, lo que empezó siendo un movimiento dentro de una industria, acabó dando voz no sólo a actrices como Alyssa Milano en Estados Unidos o Karla Souza en México, sino que movió a cientos de ellas, también de otras latitudes, a expresar sus experiencias en torno al tema.

El eco final del movimiento llegó 20 de enero, cuando más de 1 millón de mujeres marcharon en Estados Unidos, en la Women’s March 2018, para levantar la voz sobre este y otros temas, como salud y migración, cruciales para fortalecer su empoderamiento. A la fecha, el hashtag #MeToo sigue siendo utilizado para exponer casos de abuso.

Responsabilidad compartida

Ante este panorama, con el listado de las Mujeres Más Poderosas de México 2018, Forbes busca no sólo destacar la trayectoria de sus integrantes, sino contribuir para que cada una de las historias que forman parte de este ejercicio inspiren a otras mujeres a seguir adelante en la lucha contra ese panorama adverso, a la vez que se desarrollan profesional e individualmente.

El listado deja traslucir que, en muchos casos, la presencia femenina ocupa por primera vez puestos que típicamente estaban reservados a los hombres. Eso no sólo habla de talento y perseverancia en ellas, también de la disposición de hombres de la esfera pública y privada, que han entendido que lo mejor para todos es formar equipos equilibrados.

A final de cuentas, la responsabilidad de impulsar el empoderamiento no depende únicamente de lo que ellas puedan hacer, sino de todos.

Además del listado, e este especial se incluyen las opiniones de los cuatro candidatos a la Presidencia de la República, quienes exponen sus ideas para fortalecer el empoderamiento de la mujer.

Fuente: www.forbes.com.mx

Metodología

Las 100 Mujeres Más Poderosas de México 2018 es un ejercicio editorial que busca inspirar, no comparar. Los perfiles presentados han trascendido como agentes de cambio en sus entornos. Este listado no es un ranking con posiciones, sino que busca reconocer el liderazgo e invita a que cada vez más mujeres se incorporen a la vida social, política, empresarial, deportiva y artística. Forbes agradece al Consejo de Mujeres Poderosas que apoyó la realización de este trabajo: Melanie Devlyn, presidenta del Consejo de Devlyn Holdings; Claudia Calvin, fundadora de Mujeres Construyendo; Mayra González, presidenta y directora de Nissan Mexicana; Mónica Flores, presidenta y directora general de ManpowerGroup México y Latam; María Teresa Arnal, CEO de Google México; Claudia Jañez, presidenta de DuPont México y CA; Beatriz Gasca, VP de Responsabilidad Social de GIN Group; Lorena Guillé, directora general de Fundación Cinépolis; y José María Zas, presidente de American Express México, Latinoamérica y el Caribe.

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.