Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El boca a boca es un factor clave en el descubrimiento de aplicaciones por parte de los usuarios y también la razón principal de descarga, de acuerdo con un estudio realizado por Ipsos MediaCT. Pero descargas no necesariamente equivalen a uso. Según la investigación, 1 de cada 4 (25%) aplicaciones instaladas, no se utiliza.

La encuesta se realizó en 2014 entre 8.470 encuestados de 18-64 años de edad que cumplían los siguientes criterios: Usuarios de smartphones, que hubiesen utilizado cualquier aplicación de teléfonos inteligentes en los últimos 7 días y que hubiesen utilizado uno de los siguientes tipos de aplicaciones en su teléfono en los 30 días previos: viajes; retail; social; finanzas; juegos de azar; entretenimiento; o tecnología.

De acuerdo con los resultados del estudio, los encuestados tienen un promedio de 36 aplicaciones instaladas en sus dispositivos móviles, aunque en promedio sólo el 26% de esas aplicaciones se utilizan a diario.

¿Dónde se informan y aprenden los usuarios acerca de las aplicaciones?

La manera más común es a través de amigos, familiares y compañeros de trabajo (52%), seguida de navegar por la tienda de aplicaciones (40%). Curiosamente, la búsqueda (27%), los sitios web de la compañías (24%) y a través de la televisión (22%).

Al navegar por la tienda de aplicaciones, el precio es el factor más importante a la hora de tomar la decisión de descarga, más de 8 de cada 10 encuestados consideran este factor muy importante. Por otra parte, la descripción de la aplicación (62%), los comentarios (60%) y las clasificaciones (60%) son igualmente importantes; y por último los "free trials" (43%) que tienen menor peso, probablemente debido a que 3 de cada 4 encuestados esperan que las aplicaciones sean de descarga gratuita.

En lo que refiere a las descargas, el boca en boca es de nuevo el factor determinante para los consumidores. Un tercio de los encuestados dijo que ha descargado una aplicación en el pasado debido a una recomendación de los demás, frente al 31% que lo ha hecho porque sonaba interesante o divertido y un 24% debido a la familiaridad con la empresa o marca. El boca a boca posee una influencia particularmente importante entre los consumidores; de acuerdo con una investigación reciente de Fiksu que indica que el costo de adquirir un usuario de aplicaciones móviles a través de publicidad subió a un nuevo máximo de 3,09 dólares.

Mientras tanto, un menor número (18%) que respondieron al estudio citaron el acceso a descuentos exclusivos o recompensas como una razón para haber descargado una aplicación. Pero mientras que los descuentos pueden no ser una razón para descargar apps, ellos ofrecen una razón para un nuevo compromiso. Tres de cada diez (30%) encuestados que habían dejado de usar o desinstalaron aplicaciones, dijeron que estarían más propensos a empezar a utilizar la aplicación nuevamente si se les ofreciera un descuento o un cupón para su próxima compra, siendo este un incentivo particularmente influyente para las aplicaciones de Retail (47%) y Viajes ( 40%).

En comparación, los contenidos exclusivos (24%) o las notificaciones sobre nuevas características (16%) parecen tener menor poder para atraer y/o reconquistar usuarios.

Por otra parte el círculo social de los encuestados demostró no es un factor clave a la hora de volver a descargar o utlizar una app: sólo el 21% dijo que serían más propensos a empezar a utilizar de nuevo una aplicación si sus familiares, amigos o compañeros de trabajo comenzaron a usarla.

Por último, el estudio señala que los atributos más asociados con el uso frecuente de las aplicaciones son: hacer más fácil la vida cotidiana; que la app posea instrucciones claras para su uso; un atractivo diseño y estética; y una experiencia consistente en múltiples dispositivos.

Fuente:  www.puromarketing.com/ Por: Fabián Cabral Guillama

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.