Typography

¿Alguna vez has soñado con trabajar por tu cuenta? Emprender puede resultar emocionante ya que implica dedicarse a un proyecto personal y recibir ganancias por ello. Sin embargo, también requiere de mucha responsabilidad, pues no contarás con prestaciones, sueldo fijo y otros beneficios que te brinda el trabajo subordinado.


Algo queda muy claro: iniciar un negocio no es sinónimo de saber hacerlo. En esta ocasión Estephania Serrano de Resuelve Mx nos contará la realidad que enfrentan algunos emprendedores (¿o serán soñadores?) que deciden abrirse paso en nuestro país.

Veamos primero las cifras.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) el panorama en México no es del todo positivo. Aunque la esperanza de vida de los negocios es de 7.7 años, este número se reduce conforme el tamaño de la empresa, por lo que las pequeñas y medianas (pymes) son las que corren más peligro.

En contraste, el segmento pyme es de los más importantes para la economía mexicana, ya que conforma el 99.8% de las unidades empresariales, generan 52% del Producto Interno Bruto (PIB) e integran 7 de cada 10 puestos laborales en el país. ¡Nada mal!

Con todo lo anterior parecería que emprender no es tan buena idea; sin embargo, lo importante es conocer ambas caras de la moneda para que la decisión que tomes sea el resultado de un análisis informado y responsable. Si ya tienes este objetivo en mente, entonces no desistas, pero reconoce las dificultades.

Lo bueno, lo malo y lo feo de emprender

Lo bueno: Iniciar un negocio te obliga a crecer, porque asumes la responsabilidad de tu decisión y de tu dinero. Te conviertes, si es que aún no lo eres, en una persona con mayor determinación, que aprende a medir los riesgos al momento de elegir. Por lo mismo, no hay que olvidar que cualquier proyecto requiere de metas y objetivos, de lo contrario no se podrá medir si la empresa es rentable o no.

Lo malo: En general, cualquier beneficio o seguridad que te brinda el trabajo subordinado estará ausente en la primera etapa de tu emprendimiento. Especialmente las quincenas y el horario fijo que tus amigos tienen tendrán que ser sustituidas por épocas de mucha actividad y otras en las que será mejor gastar menos. Comienza por establecer una estrategia financiera y crea un fondo de ahorro para los días de bajos ingresos.

Lo feo: De acuerdo con una investigación realizada por el Instituto del Fracaso en coordinación con el Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera, del Tecnológico de Monterrey, y EGADE Business School, los principales motivos por los cuales una empresa quiebra son:

  • Ingresos insuficientes para subsistir.
  • Falta de indicadores.
  • Falta de proceso de análisis.
  • Planeación deficiente.
  • Problemas en la ejecución.

¡Espera! No te desanimes, aún tienes opciones.

Seguramente después de leer lo anterior te quedaste con cara de ¿qué hago ahora? Para ayudarte con esa pregunta te comparto las siguientes recomendaciones:

• A falta de capital propio, busca alternativas: Programas gubernamentales como el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) pueden brindarte el apoyo que requieres para iniciar operaciones. Otra opción podría ser buscar un socio inversionista, para lo que necesitas tener un muy buen modelo de negocios y saber vender la idea.

• Conoce tu mercado. Observa tu entorno e identifica las necesidades de los consumidores. A veces las cosas más obvias pasan desapercibidas y dejamos ir esas “llamadas de auxilio” que podríamos satisfacer con un nuevo producto o servicio.

• Aprende a ser un líder, no un jefe. Adquiere las habilidades necesarias para poder motivar e inspirar a la gente que te rodea. Recuerda que las malas prácticas de autoridad reducen hasta 25% la productividad de cada colaborador, lo que generará estrés y frustración dentro del equipo.

• Por último, sigue tu pasión. Si realizas aquello que te motiva, que impulsa tu vida, es más fácil que disfrutes tu actividad. No olvides jamás darte por vencido si tus planes no van conforme a lo planeado. Cada error es una oportunidad para hacerlo mejor.

Fuente: www.mundoejecutivo.com.mx

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.