Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

No es poca cosa: 13 millones de clientes que han creado más de mil millones de listas de pendientes. Todo ellos se incorporan al conjunto de usuarios de Microsoft ahora que la empresa adquirió 6Wunderkinder y su producto estrella, Wunderlist.

6Wunderkinder era una pequeña startup de Berlin, Alemania, responsables de una de exitosa las aplicaciones para gestionar tareas: Wunderlist. El acuerdo se cerraría por una cantidad entre los $100 y $200 millones de dólares americanos, según fuentes cercanas al caso según reporta el WSJ.

La aplicación se “adapta a la perfección a nuestra ambición de reinventar la productividad para un mundo primero móvil, primero en la nube”, ha señalado en su blog Eran Meggiddo, Gerente General de OneNote.

En la nube

Wunderlist es una aplicación de gestión de tareas basado en la nube que, aunque comenzó solo como una lista, ha demostrado facilitar la colaboración de equipos para trabajar en proyectos.

La aplicación permite a los usuarios gestionar sus tareas desde un smartphone, tablet y el ordenador y está disponible en las más importantes plataformas del mercado, de todo tipo. Desde Android Wear y Apple Watch, hasta iOS, Android, Chrome y OS X.

Meggido señala que Wunderlist, junto con las recientes adquisiciones de Sunrise y Acompli robustece las funciones que ya proporcionaban Microsoft Office, OneNote y Skype para Negocios en el portafolio de productos dedicados a contribuir a la productividad de usuarios y empresas Microsoft, entregando aplicaciones para correo, calendario, mensajes, notas y, ahora, lista de tareas.

No habrá cambios de precio para los clientes de Wunderlist Pro o Wunderlist for Business y el servicio mantendrá el soporte a un amplio rango de aplicaciones de terceros y servicios integrados.

Fuente:www.www.cioal.com / Por: adolfo_manaure

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.