Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La plataforma china de movilidad, DiDi, confirmó que expandirá el territorio de su aplicación de comida, DiDi Food, a la Ciudad de México y Monterrey. En febrero del presente año, la aplicación llegó a la ciudad de Guadalajara.

La aplicación incursionó por primera vez en un mercado fuera de China al llegar a México. Con seis meses en Guadalajara, la plataforma ya suma más de 3 mil restaurantes asociados y más de 600 mil descargas.

“En DiDi Food logramos acercarnos a un nuevo mercado gracias a que somos una alternativa de comida práctica, asequible y deliciosa para todos los días y nos alejamos del concepto de comida a domicilio como un lujo. Así, el comensal puede pedir en DiDi Food lo que normalmente se prepararía en casa para la oficina o la universidad y sin gastar más”, señaló Daniel Serra, Líder de Operaciones de DiDi Food en Ciudad de México.

El objetivo de DiDi Food es ser una alternativa de comida diaria y hacerlo de forma asequible. Por ello, dentro de su plataforma, el 90% de los restaurantes cuentan al menos con un plato fuerte por debajo de los 100 pesos.
Además, es un aliado de los pequeños y medianos negocios, ya que el 87% de los restaurantes asociados en Guadalajara pertenecen a este rubro.

“En México, cerca del 70% de los servicios de entrega de comida que se realizan en línea se solicitan al hogar y no al trabajo o a la universidad”.

Aún no se define la fecha en la que la aplicación comenzará sus operaciones en la Ciudad de México y Monterrey, tampoco se conoce el costo que tendrá. Sin embargo, se espera que sea similar a los 14 pesos que se cobran en Guadalajara.

Con esa tarifa DiDi Food marcaría un serio riesgo para Uber Eats, plataforma que cobra aproximadamente 25 pesos, dependiendo del restaurante.

Fuente: mundoejecutivo.com.mxPor: Alberto Martínez Escamilla

 

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.