Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El ritmo del cambio aumenta día a día exponencialmente, lo cual dificulta alcanzar y mantener una posición de liderazgo en cualquier industria.

Para gestionar estas condiciones de mercado, las organizaciones necesitan acelerar el uso de soluciones innovadoras replanteando sus modelos de negocio, ya que la transformación digital está revolucionando la forma en que estos operan e interactúan cotidianamente, pero ¿cómo llevar a cabo este replanteamiento?

Dado que los cambios se reflejan en el mercado inmediatamente una vez que aparecen en un sector determinado, los modelos de negocio deben adaptarse y evolucionar según las principales tendencias y mejores prácticas, con el objetivo de brindar ofertas vanguardistas e innovadoras a clientes con exigencias cada vez más altas.

Digital es estrategia, liderazgo y nuevas formas de pensar

Cuando una organización decide iniciar una transformación digital, el primer paso es entender cómo se está viendo afectado su modelo de negocio. En este proceso hay que evitar el error de querer solucionar el problema con la implementación inmediata de varias herramientas tecnológicas aleatoriamente.

Por el contrario, el enfoque de solución debe estar centrado en la estrategia del negocio, contestando preguntas sobre temas clave de la empresa, tales como:

  • ¿Cuál es la visión corporativa y los objetivos?
  • ¿Cómo deben evolucionar los modelos (financiero, de negocio y operativo)?
  • ¿Cuáles son los habilitadores digitales más relevantes? ¿Qué herramientas tienen mayor impacto en favor de la evolución que se espera y necesita?
  • ¿Cómo se explotarán las fortalezas actuales y futuras de la empresa?
  • ¿Cómo se conectará el front-, middle– y back-office para asegurar la ejecución de una transformación digital alineada con los objetivos de la organización?

A veces las empresas esperan que la tecnología por sí misma solucione las necesidades futuras del modelo de negocio, pues diversos proveedores de tecnología cuentan con soluciones sumamente avanzadas; sin embargo, a pesar del nivel de innovación de las mismas, la tecnología ayuda a contestar el “cómo”, pero no el “qué” en la estrategia de una organización.

Alinear los modelos – financiero, de negocio y operativo

Actualmente existen empresas que han comenzado a actuar con respecto a los cambios en su industria. En KPMG hemos observado una variedad de iniciativas que van desde equipos de innovación interna y programas de skunkworks, patrocinios de aceleradoras e incubadoras para startups, hasta áreas de venture capital corporativo.

Mediante iniciativas como estas, las mejoras pueden ser poco significativas y tener un impacto en el core business de la empresa menor al esperado, ya que para lograr una transformación digital exitosa es necesario un enfoque integral.

Para comprender los aspectos clave a considerar en el contexto de los proyectos de transformación digital, hay que tener en mente tres grandes conceptos orientados en función de ciertas preguntas clave:

  1. Modelo financiero. ¿Cuáles son los objetivos financieros de la empresa en los próximos tres años? ¿Cómo se planea lograr un crecimiento acelerado, reduciendo los costos operativos con un enfoque de desplazamiento de costos fijos hacia otros que sean variables?
  2. Modelo de negocio. ¿Cómo mejorar el conocimiento acerca del cliente y con ello la experiencia que este recibe? ¿Qué nuevos mercados y canales de venta deberían abrirse? ¿Qué plataformas podrían explotarse? ¿Cómo mejorar la competitividad del portafolio de productos y servicios mediante soluciones innovadoras?
  3. Modelo operativo. ¿Cómo puede asegurarse la entrega ágil de los cambios definidos en el modelo de negocio? ¿Cómo puede aumentarse la productividad aplicando la automatización? ¿Cómo se logra la toma de decisiones con base en datos confiables en tiempo real? ¿Cómo se asegura una rápida escalabilidad en el negocio, así como los cambios necesarios en la cultura, estructura organizacional y en las capacidades que tiene el talento?

Finalmente, para asegurar que la velocidad del cambio no alcance a las organizaciones, hay que considerar los siguientes pasos en el proceso de transformación para lograr convertirse en una empresa verdaderamente digital:

Discovering Digital, es decir, definir qué significa ser digital para la organización y qué beneficios puede traer.

Establecer tanto la estrategia como el perfil digital de la empresa a futuro identificando las iniciativas digitales más relevantes que se quieren alcanzar.
Mantenerse flexible y ágil.

Tomar riesgos en función del apetito de la compañía, buscando no deshabilitar la innovación como parte del negocio.
La gestión de procesos de cambio a un nivel profundo en la compañía requiere un liderazgo comprometido que tenga la visión necesaria para sobrepasar los retos que se presenten y que reconozca que no hacer nada, o bien, hacer algo con iniciativas fragmentadas, no es una opción para la transformación que se requiere.

Por otro lado, la agilidad es necesaria en la implementación de dicha estrategia, debido a que pueden necesitarse adaptaciones constantes; en este contexto, las grandes corporaciones tienen la responsabilidad de comprender que los nuevos modelos de negocio contra los cuales están compitiendo (empresas “nacidas digitales”) se construyen precisamente con este enfoque. (Las ideas y opiniones expresadas en este escrito son del autor y no necesariamente representan las ideas y opiniones de KPMG en México).

Fuente: forbes.com.mx /Por Lina Angelov - Directora del área de Global Strategy Group de KPMG en México. Correo: asesoria@kpmg.com.mx Página web: delineandoestrategias.com

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.