Recursos Humanos
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Un nuevo año ha dado inicio, y con él muchas personas comienzan la búsqueda de mejores oportunidades laborales, sin embargo, para lograr colocarse en un nuevo cargo es necesario pasar por diversos procesos, entre los cuales se encuentra la entrevista.

Con el objetivo de apoyar a aquellas personas que se encuentren en algún proceso de selección, la especialista en recursos humanos y profesora del curso Cultura de trabajo remoto: Nuevas y buenas prácticas en Crehana, Maia Mazar compartió algunos tips para poder salir bien librado de la entrevista de trabajo.

“Sentir nervios durante la entrevista es normal y comprensible; dar una mala respuesta tras otra, no tanto. Si bien es posible hacer toda una lista de las respuestas fallidas que dan los candidatos, las preguntas que se realizan en una entrevista siguen un estándar. Conocerlas y analizarlas con anterioridad nos ayudará a evitar caer en los típicos clichés y por el contrario utilizarlas para destacar nuestro potencial”.

1.- “Háblame de ti”, las respuestas abiertas

Los analistas de talento suelen empezar con alguna pregunta abierta para conocer un poco más al postulante. Recuerda que en tu presentación no sólo debes hablar de tus logros, también de tus obstáculos. Así será una conversación más auténtica.

No repitas la misma información que está en tu CV y evita divagar, si bien esta pregunta da pie a hablar de ti, tampoco se trata de contar toda la historia de tu vida.

2.- “¿Por qué quieres este puesto?” o “¿Qué es lo que más te llamó la atención de este puesto?”

Para responder correctamente esta pregunta es indispensable que revises muy bien y con anticipación el perfil del puesto para asegurarte que tu experiencia y conocimientos estén alineados con él.

No apliques a un puesto sin analizar los requerimientos del puesto. Si la descripción del trabajo no te agrada o no te interesa, mejor déjala pasar.

3.- “¿Por qué quieres trabajar para esta empresa?”

Aquí debes demostrar que conoces a qué empresa te estás postulando; no se trata de saber con exactitud la historia de la compañía, pero sí cuál es su rubro, a qué se dedica, cómo es su cultura organizacional, etc. Consulta su página web o redes sociales para ayudarte.

Analiza ¿Qué te motiva a trabajar ahí? ¿La cultura organizacional dentro de la compañía corresponde a tus ideales? ¿Te apasiona el rubro o industria? Hablar sólo de los beneficios o los sueldos no te hará ver como el candidato/a ideal.

4.- “¿Dónde te ves en cinco años?”

Los reclutadores hacen esta pregunta para conocer si tus proyecciones como profesional corresponden a las de la empresa o puesto. ¿Qué es lo peor que puedes contestar? Decir que no lo has pensado o que no tienes idea al respecto.

Haz previamente una lista de las metas profesionales que te gustaría alcanzar y que corresponden a lo que el puesto o el rubro de la empresa pueden ofrecer.

5.- “¿Cuál es tu mayor debilidad?”

Lo más recomendable para esta pregunta es ser honestos y mostrarnos abiertos a la mejora. Decir que te cuesta gestionar tus tiempos y señalar que estás trabajando en ello es preferible a decir que no tienes ninguna debilidad.

La respuesta más cliché es disfrazar “fortalezas” como “debilidades”. No caigas en el mismo error, no ocultes tus áreas de oportunidad, recuerda que nadie es perfecto.

6.- “¿Alguna pregunta?”

Aunque pueda parecer extraño la peor respuesta sería “no tengo preguntas” ya que esto puede ser interpretado por algunos gerentes de RRHH como falta de interés por el puesto. Es recomendable tener preparadas dos o tres preguntas para el entrevistador.

Analiza, si te fueran a dar el puesto ¿qué más te gustaría saber sobre él? seguro encontrarás dudas o preguntas.

Fuente: Mundo Ejecutivo / Por: Por: Alberto Martínez Escamilla

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.