Emprendedores
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Como emprendedor a tiempo completo y propietario de varios negocios, y como alguien con una red bastante amplia y variada de contactos, soy el primero en admitir que el “estilo de vida empresarial” no es todo lo que parece.

Aunque me encanta dirigir, crear y asesorar empresas, hasta el punto de que probablemente lo haría gratis (he aceptado suficientes trabajos gratuitos a lo largo de los años para demostrarlo), hay bastantes miedos y preocupaciones persistentes que asaltan mi mente y la de muchos otros empresarios.

Desgraciadamente, parte de la estrategia empresarial socialmente aceptada parece consistir en esconder esas feas verdades bajo la alfombra y presentarse como los líderes seguros, intrépidos y amantes de los negocios que nuestros colegas, compañeros y clientes esperan que seamos.

Dejando a un lado la presentación que inspira confianza y la bravuconería, soy un gran partidario de la honestidad como mejor política, y creo que arrojar luz sobre estos secretos empresariales menos conocidos es lo mejor para los propietarios de empresas y para nuestros clientes. Tal vez un vistazo a las partes más profundas y oscuras de la psique de nuestros propietarios de empresas le ayude, como colega, aspirante a empresario o cliente, a empatizar mejor con el viaje empresarial que tiene lugar a puerta cerrada. Te sorprenderá lo que encontrarás.

Secreto 1: Las personas enfadadas suponen una amenaza aterradora

Por muy bueno que sea tu producto o servicio, si juegas al juego empresarial durante el tiempo suficiente, seguro que de vez en cuando te encuentras con clientes insatisfechos -o quizás, insatisfechos-. Como empresarios responsables del éxito de nuestro negocio, nuestra primera reacción ante un cliente insatisfecho debería ser una auditoría interna. ¿Nuestro producto se ha quedado corto y no ha cumplido con lo prometido? ¿Nuestro marketing hizo declaraciones falsas o promesas elevadas que no pudimos cumplir?

A veces la auditoría interna revelará que el cliente insatisfecho era un caso aislado y no era culpa de la empresa. A veces, personajes desagradables y malintencionados con tendencia a hacer ruido y causar estragos se abren paso en su embudo de ventas o en su lista de clientes. Estos clientes son los “odiadores” que los empresarios no están acostumbrados a esperar, y a diferencia de los odiadores de las redes sociales que pueden ser “bloqueados”, estos tipos pueden tener un impacto negativo significativo en la reputación de su empresa.

En el mundo actual de la “cultura de la cancelación”, en el que el público se pone rápidamente del lado de los individuos frente a las empresas, las disputas con los clientes, las devoluciones, las reseñas negativas, los comentarios despectivos e incendiarios y los anuncios falsos pueden pesar mucho en la mente de los propietarios de empresas.

Cuando la sociedad afirma que “el cliente siempre tiene la razón”, se da a la gente un poder ilimitado (ayudado por su amplio e inmediato alcance mundial a través de las redes sociales) para mutilar permanentemente la reputación de una empresa sin permitirle un trato justo. Este miedo hace que los empresarios caminen, hablen y hagan marketing sobre cáscaras de huevo, agachándose para apaciguar incluso a los clientes más exigentes, simplemente para proteger su frágil reputación de los caprichos de los furiosos guerreros del teclado y los pseudoinfluenciadores que buscan la atención de una pelea digital.

Secreto 2: Los picos de ventas generan inseguridad

Esto puede parecer contradictorio para un no-empresario, pero tener nuestro mejor mes en ventas no es en realidad el logro más bienvenido. Por supuesto, queremos ventas: es una métrica clave para el éxito del negocio, y cuantas más, mejor. El problema es el siguiente: cada pico de ventas o hito elevado marca un nuevo récord personal (PR); eso significa que nos exigimos a nosotros mismos un nuevo y más alto estándar empresarial.

¿El problema de los estándares elevados? Son más difíciles de igualar o superar. En lugar de que el hito de ventas nos infunda confianza en nuestra capacidad para “volver a hacerlo” o superar este logro el mes que viene, muchos empresarios se enfrentan a un problema irresoluble que impregna todos los negocios: la incertidumbre.

Ser empresario significa sentirse cómodo -o al menos acostumbrarse- a los inciertos altibajos de la propiedad de un negocio. Las ventas del mes pasado no garantizan las del mes que viene ni nuestra capacidad para volver a alcanzar ese impresionante hito en los ingresos. Sin embargo, crean una mayor presión para intentar hacerlo, acompañada de intensos sentimientos de vergüenza y fracaso si no somos capaces de recrear o superar ese elevado rendimiento. Esa inseguridad persigue a muchos empresarios todos los días, especialmente después de su mejor mes de ventas.

Secreto 3: El plan de negocio universal a 5 años

Se supone que los emprendedores deben tener un plan: de tres meses, de seis, de dos, de cinco, de diez y más. Y muchos de nosotros lo tenemos, más o menos. Tenemos planes provisionales: pueden ser increíblemente detallados, hasta la fecha de lanzamiento de futuros productos, o pueden ser más generales, con objetivos mensuales o trimestrales.

Sin embargo, hay una cosa que todos tenemos en común: ninguno de nosotros tiene una idea real de cómo será nuestro negocio (o nuestra carrera, en realidad) en los próximos cinco años.

Planificamos y luego la vida pasa, como el viaje de la mayoría de los seres humanos en el mundo actual. La diferencia para los emprendedores es que hemos creado la ilusión de que poseemos algún elemento mayor de certeza en torno a lo que nos depara el futuro, y nuestro plan de 5 años está claramente definido, es férreo y está respaldado por diez discos duros externos y tres nubes para garantizar que se haga realidad.

La verdad es que los empresarios no son adivinos y no tienen ventaja sobre los demás a la hora de determinar lo que nos depara el futuro. La mayoría ni siquiera estamos seguros de que nuestras empresas seguirán existiendo en los próximos cinco años. Incluso los que hemos experimentado años de crecimiento y éxito continuos a veces nos preguntamos si nuestra fiebre del oro de las ventas es un pozo fugaz que se secará inesperadamente y nos dejará rascándonos la cabeza y de vuelta al punto de partida.

Secreto 4: Todos apuestan (a menudo con miles de dólares)

Cuando piensas en un jugador profesional, probablemente te imagines a un tipo de mediana edad en un casino con el pelo peinado hacia atrás y un puro colgando de la comisura de los labios. Si estoy totalmente equivocado, probablemente sea porque sólo he pisado un casino una vez; estoy demasiado ocupado apostando a la manera empresarial: con nuevos productos y campañas de marketing.

Permítanme disipar el mito utilizado para catapultar a los empresarios a un elevado pedestal dorado, construido para los líderes mundiales y los titanes de la industria: No, no somos adivinos y no sabemos lo que va a pasar con nuestra próxima gran campaña de marketing o el lanzamiento de un nuevo producto. ¿Los resultados de esa decisión de 20.000 dólares que acabamos de tomar? Es una sorpresa, tanto para nosotros como para los demás. En serio.

Como empresarios, tenemos que asumir riesgos calculados. El hecho de que sean “calculados” no significa que vayan a terminar a nuestro favor. “Calculado” significa simplemente que hemos sopesado los pros, los contras y hemos determinado la cantidad que estamos dispuestos a perder en caso de que este negocio desconocido se vaya al traste. Y sí, a veces nos jugamos miles de dólares en nuevas campañas, productos, asociaciones e iniciativas, y no salen según lo previsto.

Ser un “empresario experimentado” no te hace inmune a un lanzamiento fallido o a un producto no rentable. Nos pasa incluso a los mejores. ¿Cuántas naves espaciales de Elon Musk tienen que explotar en pleno lanzamiento para que nos demos cuenta de que los fracasos son una parte normal de la vida y de los negocios, incluso para los empresarios más experimentados y consumados?

Secreto 5: Este es súper embarazoso

¿Recuerdas que acabo de decir que el fracaso es una parte normal del proceso empresarial, especialmente cuando apostamos nuestro presupuesto y tiempo de marketing en nuevas empresas y campañas que pueden fallar totalmente? Y lo que es peor: cuando los empresarios fracasan, asumimos que todo el mundo lo sabe y se ríe directamente de nosotros, aunque nadie fuera del equipo central de nuestra empresa privada debería tener acceso a esas estadísticas de ventas e informes financieros…

Como emprendedor que ha experimentado una buena cantidad de fracasos, puedo dar fe de que cuando un nuevo producto se lanza con resultados mediocres, nos sentimos totalmente expuestos, como si nuestro fracaso fuera transmitido para que todos lo vean. Después de hablar con docenas de empresarios que se han enfrentado a innumerables fracasos propios, puedo confirmar que no estoy solo. Algunos lo ocultan mejor que otros.

Puede que intenten esconder el fracaso bajo la alfombra o pasar rápidamente a su siguiente lanzamiento, pero secretamente se sienten avergonzados, como si su público y el mundo acabaran de verlos como lo que realmente son: un charlatán sin cualificación. Sí, se sienten como charlatanes, impostores y pseudoprofesionales que no merecen el título de “empresario” cuando un nuevo producto fracasa o un lanzamiento sale mal.

¿No debería un “empresario” saber más?

¿No debería su título de “director general” otorgarle la sabiduría necesaria para elegir los productos adecuados, planificar las estrategias de lanzamiento correctas y ejecutar esas campañas de manera que se traduzcan en un flujo continuo de éxitos y beneficios?

Los empresarios a menudo se preguntan cuánto tiempo pasará hasta que se les “descubra” como los charlatanes poco cualificados que son en realidad, y temen ser tan buenos como su último lanzamiento.

Fuente:Emprendedores News  / Por: Rachel Greenberg – Entrepreneurs Handbook

Publicado por: TuDecides.com.mx
Edición: Adrian Soltero
Contacto: dir@tudecides.com.mx

Nota: Por lo general todos los articulos cuentan con fuente y autor del mismo. Si por alguna razón no se encuentra, lo hemos omitido por error o fue escrito por la redacción de TuDecides.com.mx.

 

Te puede interesar...

Boletín ¡Gratis!

Suscríbase para recibir novedades, regalos y artículos

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Su email jamás será compartido con nadie. Odiamos el spam.